Ha tenido que llegar la recta final de la temporada para que el Málaga CF se enfrentarse a un viejo amigo de la casa: Keidi Bare. El albanés, que se perdió el partido de ida en Martiricos, se reencontrará con los pocos blanquiazules que quedan desde el pasado verano, cuando él se marchó rumbo al Espanyol.

“Al Málaga siempre le tengo mucho cariño, es como mi segunda casa. He hecho mucho amigos ahí y se han portado muy bien conmigo tanto el club como los aficionados”, comentó Keidi. Además, el excanterano no escondió su emoción: "Estaba esperando mucho este día para jugar contra ellos"

También hubo lugar para comentar la mejora que ha experimentado la entidad costasoleña a lo largo de la temporada. "He hablado con algunos compañeros y al principio se veía difícil, pero veo que las cosas ya están saliendo muy bien y estoy muy contento por ellos. Espero que mejoren y sigan así".

Pero aunque Keidi se reencuentre con una importante parte de su pasado, matizó que su actual equipo se está jugando sellar definitivamente el ascenso a la máxima categoría. Una oportunidad de oro. "Tenemos un partido muy importante el domingo. Todo el mundo queremos subir cuanto antes, el domingo vamos a por todas para ganar el partido", concluyó.