La vuelta del público a los estadios de Primera y Segunda División del fútbol español parecía estar más cerca que nunca, pero desde el Gobierno central han vuelto a pinchar el globo de un retorno inmediato. La postura de LaLiga es clara, quiere que los aficionados regresen a las gradas para este tramo final de temporada, coincidiendo con el fin del estado de alarma -9 de mayo-. Desde diversos medios nacionales han apuntado que el próximo lunes era el día en el que la patronal enviaría a los clubes el protocolo definitivo para abordar el asunto, sin embargo, en estos momentos todo son dudas sobre la fecha y las condiciones en las que las hinchadas volverán a disfrutar de un encuentro profesional de forma presencial.

Todo apuntaba a una vuelta inminente a los estadios, la patronal parecía tenerlo todo bajo control, pero a última hora de ayer José Manuel Rodríguez Uribes, ministro de Cultura y Deporte, aseguró que "por el momento y a corto plazo, no va a haber público en los estadios de fútbol ni de baloncesto". "Cuando haya garantías y seguridad habrá público", añadió. Según se apuntó en 'El larguero' de la Cadena Ser habría sido el Ministerio de Sanidad el que habría frenado los planes de Javier Tebas, presidente de LaLiga.

El retorno a las gradas es una de las noticias que más ilusión provoca en la afición malaguista para este final de campaña. Los blanquiazules no pisan La Rosaleda desde el 8 de marzo del pasado 2020, y cabía la posibilidad de que fuera justo 14 meses después cuando pudieran volver a oler de cerca el verde Martiricos. En el Málaga llevan meses trabajando en diferentes escenarios para hacer esta vuelta posible en cuanto el CSD y LaLiga lo permitan, pero están a la espera de conocer los detalles del protocolo para activar su plan de actuación y hacer posible el regreso de su parroquia a las gradas de La Rosaleda.

La entidad malagueña está a favor de que los espectadores puedan volver para últimas jornadas ligueras. Pero todavía no conocen las exigencias de la patronal y el CSD y una vez tenga ese protocolo en su poder decidirán qué hacer. No todos los clubes han visto con buenos ojos esta posibilidad para solo cuatro o cinco jornadas que restarían para concluir LaLiga. Algunos piensan que podría suponer un agravio comparativo y una desvirtuación de la competición al haber equipos que podrían contar con apoyo de su gente en partidos claves mientras otros no han podido hacerlo a lo largo de la temporada. Y otros simplemente no lo ven nada claro por términos logísticos y sanitarios. En el seno de la entidad de Martiricos, sin embargo, sí tienen una postura favorable y, si al final hay vía libre, se hará.

Uno de los inconvenientes que podría haber una vez el CSD y LaLiga acuerden el regreso de la afición a los estadios es el poco margen de maniobra con el que contarán los clubes para preparar un dispositivo del calibre que necesitan este tipo de partidos. Protocolo de seguridad y anticovid, número de aficionados y forma en la que tendrán que distribuirse por el estadio, zonas y horarios de acceso y desalojo... Todo esto deberá organizarse en muy pocos días, si realmente la intención es que ya haya aficionados en las gradas el fin de semana del 8-9 de mayo, aunque después de las delcaraciones del ministro parece poco probable.

A partir de ahí, y con todos estos aspectos bien atados, la labor del club será repartir los asientos disponibles. Aún se especula con porcentajes de aforo o con una cifra máxima de 5.000 aficionados, pero lo cierto es que el número exacto de blanquiazules que podrán ingresar a La Rosaleda no se conoce con seguridad. Lo que sí tienen claro en las oficinas del Málaga es que los aficionados que posean el abono ‘Viento y Marea’ tendrán prioridad a la hora de comprar las entradas para los partidos que estén disponibles, tal y como está anunciado en la web oficial del club.

Con este panorama, en el hipotético caso de que finalmente pudieran cumplirse los planes iniciales de LaLiga, los partidos que podría jugar el Málaga con público son frente al Mallorca (jornada 38), Girona (jornada 40) y Castellón, en la última jornada de la fase regular. A falta de oficialidad, los seguidores blanquiazules, al menos un porcentaje de ellos, podrían tener la oportunidad de alentar a los suyos en alguno de estos encuentros en los que el equipo buscará concluir LaLiga SmartBank lo más arriba posible, aunque las opciones de alcanzar el play off ya sean mínimas.

No se sabe cuándo, pero el público está más cerca de volver a los estadios, otro síntoma de que estamos en el principio del fin de esta pesadilla llamada pandemia del coronavirus.