En épocas de precariedad económica cada euro que se pueda ingresar cuenta. El Málaga CF aún no sabe el presupuesto, y por tanto el límite salarial, del que dispondrá para armar su plantilla la próxima temporada y subir ese montante de la forma que sea será capital para dar más margen de maniobra a Manolo Gaspar, director deportivo, en otro verano que se antoja bastante ajetreado en las oficinas de Martiricos.

Hay cantidades que no dependen del trabajo de la entidad conseguirlas, como puede ser el pago pendiente del Villarreal por Ontiveros o alguna ‘pedrea’ que se pueda conseguir por posibles ventas de jugadores con pasado malaguista como Ricardo Horta, En-Nesyri o Pau Torres. Pero hay otros ingresos que sí que dependen del propio club, concretamente, de lo que hagan los futbolistas blanquiazules en las cinco jornadas que quedan para terminar la fase regular de LaLiga SmartBank.

Uno de los criterios en los que se basa la patronal del fútbol español para repartir el dinero de las televisiones es el mérito deportivo. Un porcentaje del total del dinero de TV se distribuye en función de la posición en la que los clubes finalicen el campeonato. Por poner un ejemplo, de esta cantidad que se da en función de los resultados clasificatorios, el primero -el Espanyol en estos momentos- se llevaría en torno 3,4 millones de euros, mientras que el colista -el Albacete- tendría que conformarse con unos 50.000 euros. Una diferencia bastante notable.

Atendiendo a este criterio, el Málaga se jugará en este tramo final de LaLiga una cantidad que superaría los 500.000 euros en función de su puesto definitivo en la tabla. Esa cantidad de más de medio millón de euros es la diferencia que existe entre quedar 8º y 15º, que es el intervalo de puestos más probable para que concluya el equipo blanquiazul en la presente temporada.

A falta de cinco fechas por jugar, el Málaga se ha quedado en tierra de nadie. La derrota en Cornellá frente al Espanyol (3-0) le ha dejado a 9 puntos del play off y a la misma distancia del descenso con solo 15 puntos por disputar. Además, mirando la clasificación, los blanquiazules, con 49 puntos, están a 8 del séptimo, el Rayo Vallecano, y todavía aventaja en los mismos 8 al 16º, 17º y 18º, el Alcorcón, el Castellón y el Logroñés, con 41. Así que, salvo fin de temporada brillante o descalabro absoluto, el equipo de Martiricos peleará por quedar lo más alto posible entre el 8º y el 15º.

Según las estimaciones de ingresos televisivos para esta temporada -aportados por Roberto Bayón-, el 8º clasificado de LaLiga SmartBank ingresaría aproximadamente por este concepto 1 millón de euros; el 9º, 850.000 euros; el 10º, 700.000; el 11º, 600.000; el 12º, 550.000; el13º, 500.000; el 14º, 450.000 y el 15º, 400.000. Por tanto, la diferencia entre hacer un buen final de campaña o dejarse ir en estos cinco encuentros puede ser de hasta 600.000, cantidad muy importante para un club como el Málaga que necesita subir sus ingresos de la manera que sea de cara al próximo curso.

Clasificación y calendario

Con cinco jornadas por celebrar, la Ponferradina es octava con 53 puntos; el Fuenlabrada, 9º con 50; en 10ª, 11ª y 12ª posición aparecen el Mirandés, el Málaga y Las Palmas con 49; 13º es el Tenerife con 44; 14º, el Real Oviedo con 44 y 15ª, el Zaragoza con 43. Estos serán, a priori, los rivales directos del Málaga por terminar en la zona media-alta de la tabla.

A los de Pellicer les queda jugar con el Mallorca (2º), el Oviedo (14º), el Girona (5º), el Leganés (4ª) y el Castellón (17º).