Ramón ha intentado una y otra vez sobreponerse a sus molestias en el hombro, pero no es posible alargar más los plazos. Su hombro derecho lleva desde la pasada temporada dándole problemas y, pese a que la idea inicial era acabar este curso y justo después operarse, mañana el canterano pasará por el quirófano.

Los descansos y el tratamiento conservador no han dado los frutos esperados y el futbolista de Órgiva lleva desde principios de la pasada campaña con el hombro tocado. Primero se le salió en un partido ante el Girona tras un fuerte golpe y también ha tenido problemas en los entrenamientos. Un choque con un compañero o un traumatismo hacían saltar todas las alarmas.

Siguiendo las recomendaciones de los servicios médicos del club, que siempre barajaron la opción de la operación para tratar la dolencia de raíz, Ramón siempre ha preferido ir en la medida de lo posible siguiendo el ritmo del equipo. Hasta ahora. En las próximas horas el jugador se desplazará a Madrid y el jueves, mañana mismo, el doctor José María Silberberg dirigirá la intervención quirúrgica en la Clínica Universidad Navarra con sede en la capital para tratar la inestabilidad en el hombro derecho que padece el jugador blanquiazul.