El honor... y un buen puñado de euros. Eso es lo que se juega el Málaga CF en las tres jornadas que quedan para terminar su participación en LaLiga SmartBank. Ya salvado matemáticamente, sin opciones de alcanzar el play off y más pendiente del anuncio de la marcha de Sergio Pellicer que de otra cosa, así se presenta el conjunto blanquiazul ante un Girona que llega a La Rosaleda en racha y con la obligación de ganar para seguir su camino hacia las eliminatorias por el ascenso.

Pese a la derrota sufrida en Oviedo (1-0), los resultados de los equipos de la zona baja dejaron al equipo de Martiricos con la permanencia en el bolsillo. Los 50 puntos que alcanzó el equipo hace dos jornadas tras empatar en casa ante el Mallorca serán suficientes para jugar un año más en la categoría de plata. El partido que hicieron los blanquiazules en el Carlos Tartiere hace tres días fue realmente pobre, habrá que ver si hoy los de Pellicer salen con otra cara al verde de La Rosaleda o bien ya han dado todo lo que podían ofrecer en este curso plagado de turbulencias.

Mantener el nivel competitivo una vez ya no hay objetivos deportivos es complicado para unos jugadores que han sufrido mucho a lo largo de la temporada, pero para el Málaga los puntos en juego sí pueden suponer un impulso económico de cara a la próxima campaña. El equipo es 14º, empatado a puntos con el 10º y tan solo dos del 9º. Y en función del puesto que ocupen al término de la fase regular, los ingresos por TV pueden variar hasta medio millón de euros. Es difícil que los jugadores puedan tener la cabeza en eso, pero para el club cada euro es vital en las circunstancias económicas actuales.

Sergio Pellicer, que ya ha anunciado su marcha a final de temporada, no podrá contar con jugadores como Luis Muñoz, Caye Quintana, Benítez y Orlando Sá, además de las bajas ya conocidas de Calero, Chavarría, Benkhemassa y Ramón. Con todas estas ausencias, el once titular podría ser muy parecido al del anterior encuentro en Oviedo, aunque también está la opción de dar minutos a algunos canteranos, siempre dentro de las normas de LaLiga.

Enfrente, un Girona que llega la Costa del Sol lanzado. Los de Francisco se han colocado quintos tras derrotar al Sporting (1-0), lo que ha supuesto su quinta victoria consecutiva. Los catalanes se están jugando contra gijoneses y el Rayo Vallecano clasificarse para el play off de ascenso, por lo que no pueden fallar para mantener su ventaja, que es de tres puntos con ambos equipos en estos momentos.

Francisco, entrenador de los rojiblancos, señaló en la previa del choque que hará pocas variaciones en el once al ver a sus jugadores en un gran momento de forma, pese a haber jugado un importante duelo hace solo tres días. Para el choque en La Rosaleda recupera a Ortolá y a Pablo Moreno, mientras que Samu Saiz es la única baja confirmada.

Los sentimientos de tener el trabajo hecho y la obligación de sumar se juntan esta tarde en La Rosaleda (19.00 horas/#Vamos). El Málaga, ya con el objetivo certificado, podrá salir al césped de La Rosaleda a disfrutar, algo que no han podido hacer en todo el curso.