Si se puede definir a Andrés Fassi de alguna forma es como un hombre de fútbol. Su vida ha estado siempre vinculada al mundo del balompié, y desde hace casi 30 años con un enorme éxito en los despachos de equipos de Centroamérica y América Latina. Su nombre no resuena con fuerza en el Viejo Continente, pero al otro lado del «charco» ya ha demostrado más que de sobra en las últimas décadas su capacidad para impulsar proyectos exitosos. La posibilidad de que aterrice en Málaga de la mano de BlueBay es algo que depende de varios pasos todavía por dar a nivel judicial, para que la cadena hotelera pueda tener mano en plaza en la entidad de Martiricos.

La valía de Fassi como dirigente en el mundo del fútbol está completamente acreditada. Una de sus tareas más destacadas ha sido la de encabezar el proyecto deportivo del Pachuca mexicano, al que ha llevado a la primera plana del fútbol mexicano. Además, a la par que el conjunto de Hidalgo crecía deportivamente, Fassi fue uno de los impulsores de la Universidad del Fútbol y Ciencias del Deporte en la misma localidad, una institución educativa basada en la enseñanza deportiva referente y prácticamente única a nivel mundial.

A raíz del crecimiento del Pachuca, sus máximos accionistas, el Grupo Pachuca -uno de sus integrantes es el multimillonario Carlos Slim-, fueron ampliando sus redes por Sudamérica y Fassi participó en el crecimiento exponencial del Talleres de Córdoba, del que es presidente desde 2014. En estos años, el conjunto argentino logró dos ascensos y una vez en la máxima categoría ha conseguido volver a jugar competiciones continentales. Sin duda, club donde ha estado Fassi, club que a vuelto a estar entre los mejores de su país e incluso a codearse con los mejores del continente, justo lo que busca el Málaga después de caer hacer ya tres años a Segunda División.

Andrés Fassi ya ha comentado hace días la posibilidad de ampliar su experiencia a Europa, concretamente a España. Se le ha vinculado con el Recreativo de Huelva -decano del fútbol español que acaba de bajar a la quinta categoría- y ahora, de la mano de BlueBay podría ser el Málaga su primer destino fuera de América en el que exportar el éxito que ha tenido al otro lado del Atlántico.

BlueBay, a la espera

Para que la llegada de Andrés Fassi al Málaga pasase a ser una opción real, BlueBay debería coger las riendas de la entidad de Martiricos. La hotelera de Jamal Satli Iglesias se ha posicionado en los últimos días a favor de que se impulse de una vez la ampliación de capital para entrar con fuerza, pero esto no será posible hasta que se resuelvan los entuertos judiciales que rodean al club. En primer lugar, aún se tiene que ratificar que BlueBay posee el 49% de la sociedad Nas Spain -el otro 51% sería de Al-Thani, la que a su vez tendría en torno al 97% de todas las acciones del a entidad.

Una vez desde los juzgados terminen por dar la razón a la empresa de Satli Iglesias en su litigio con el jeque, de momento lo que hay es una sentencia provisional, BlueBay ya pasaría a convertirse en accionista del club a través de su participación en Nas Spain. Pero ahí no terminaría el proceso. «Si la Audiencia Provincial ratifica la sentencia, la posición de BlueBay sería accionista de Nas Spain. Tendrían que solicitar la disolución de la sociedad y darle al jeque su 51% y quedarse con el 49%. Y luego ya ir a a la ampliación de capital. A corto plazo no soluciona la situación del club», dijo ayer Francisco Valverde, abogado de la APA, en los micrófonos de Ser Málaga.