La situación financiera del Málaga CF, pese a haber mejorado notablemente en los últimos meses, sigue muy delicada. Como consecuencia directa, la planificación de la próxima temporada queda a merced de un sinfín de factores externos, con los que seguramente Manolo Gaspar y sus hombres de La Cueva ya trabajan para que ninguna situación les pille por sorpresa. El pasado mercado estival de fichajes fue prueba de las constantes complicaciones que pueden acechar al conjunto costasoleño.

Un paso importante en materia de viabilidad, al menos a corto plazo, llegó en la jornada de ayer después de que la titular del juzgado de instrucción nº14 de Málaga autorizase, a petición del José María Muñoz, la formalización de una póliza de crédito por valor de 8,6 millones de euros por un año, con la estimación de prórrogas renovables cada año.

El administrador judicial asegura que este procedimiento se realizará con neutralidad y transparencia. Por ello, esto no es la petición de un préstamo directamente, sino un proceso por la vía oficial para formalizar las diferentes propuestas que lleguen a través de inversores de índole variada.

Todo aquel ente interesado, tendrá de plazo hasta el próximo martes 1 de junio a las 13:30 horas para presentar las solicitudes. Desde el Málaga CF, apoyado en la gestión judicial, quisieron destacar que «la participación en la oferta será libre, pudiendo concurrir cualquier entidad pública o privada». En cuanto a la devolución de este crédito, en el comunicado oficial emitido por el club blanquiazul informaron que habrá dos opciones: «capitalizar la deuda, adquiriendo acciones de Sociedad Anónima» o la «reintegración del importe adeudado (condiciones pactadas ad hoc)».

Una vez finalice el primer plazo de presentación de solicitudes, «la administración judicial analizará cada una de ellas y seleccionará la que sea más favorable para el club, emitiendo al efecto informe de idoneidad dirigido al Juzgado de Instrucción nº14 de Málaga», según la información ofrecida desde las oficinas de Martiricos.

La postura de BlueBay

Hace tan solo unos días, a través de un comunicado oficial, BlueBay expresó su rechazo a esta fórmula al dar pie a «una situación de alto riesgo para el patrimonio del club y para su gestión futura». Para remediarla, la empresa liderada por Jama Satli Iglesias declaró «su disposición para aportar en ampliación de capital los 8,6 millones de euros».

«Esta será la mejor manera de permitir poner en marcha un proyecto con el nivel de gestión que permita un desarrollo deportivo en que prime la inversión en el desarrollo de la cantera y en la infraestructura institucional anhelada para el Málaga CF», incidía la cadena hotelera. Su postura también es clara: desde el primer momento abogan por la ampliación de capital.

Según BlueBay, ellos han optado a lo largo de estos meses mantenerse en un segundo plano para «no afectar a la estabilidad del club», pero esta semana rompieron ese silencio y consideraron «preciso y oportuno alzar la voz ante esta solicitud disparatada de resolver un problema económico del club con un nuevo préstamo». Finalmente, su alternativa ha sido desestimada.

Aquí también influye el proceso judicial en el que desde BlueBay continúan inmersos contra Al-Thani, precisamente por el reparto de acciones de la entidad de Martiricos. Hasta que no haya sentencia firme, será complicado dar más pasos hacia delante.

Al final, todas estas dilaciones repercuten directamente ene l terreno deportivo, y más a las puertas de un mercado de fichajes.