Las necesidades económicas en las oficinas de Martiricos llevan siendo una constante durante demasiado tiempo ya. Aún queda mucho para que el club se recupere, pero se están dando los pasos pertinentes al respecto.

Para afrontar el cierre del curso y el próximo mercado estival de fichajes, estos días desde la administración judicial se ha cerrado el proceso de solicitudes para una línea de crédito de 8,6 millones de euros. La lista de las empresas o fondos que han optado a ella no ha trascendido, pero en los próximos días se tendrá que conocer, al menos, quien la ha ganado.

Han sido muchas las trabas encontradas, sobre todo porque en casa investigación que llevaba a cabo José María Muñoz, hallaba nuevas deudas y el Málaga CF tiene abiertos varios procesos judiciales por tema de pagos.

Tal y como reveló Cadena Ser Málaga, uno de los más destacables es el que compete al despido de Luis Hernández, capitán del conjunto malacitano hasta el verano pasado. El jugador reclama 4,5 millones de euros por su despido a la entidad de Martiricos. Una cuantía totalmente imposible de asumir en estos momentos. En las últimas horas, Radio Marca Málaga reveló que está previsto que este caso se resuelva el 26 de octubre de este año con una vista entre club y jugador. El defensa, pese a haberse bajado el sueldo y haber renovado con el equipo hasta 2024, fue uno de los ocho afectados por el ERE que sacudió la plantilla blanquiazul el pasado verano.

Son más los jugadores que reclaman dinero al Málaga. El portero turco Cenk Gönen pide alrededor de 800.000 euros, Tissone más de 100.000 y otros exjugadores como Iván Rodríguez, Cecchini o El Asri también se han querellado contra el conjunto blanquiazul por dinero.

Pero el apartado de deudas no atañe solo a jugadores de fútbol que han pasado por el club: el Ayuntamiento de Málaga también quiere una parte del pastel que le corresponde por la concesión de las instalaciones del Estadio de Atletismo Ciudad de Málaga. En esta operación, la cifra supera los 350.000 euros.

El problema es que son muchos los frentes desfavorables y muy pocos los escenarios en los que el Málaga CF puede recaudar algo. Hace un par de años de su marcha, pero sigue vigente el ‘Caso Jony’ después de que futbolista asturiano se marchase a la Lazio italiana incumpliendo acuerdos. Jony debería pagar al club 12 millones de euros, pero en todo este tiempo siempre ha encontrado fórmulas para evitarlo. Además, el club también ha solicitado al Real Murcia un total de 312.00 euros, aunque teniendo en cuenta la situación del club, al borde de la desaparición, también se complica pasar por caja.