Punto final al sueño del juvenil del Málaga CF de alzarse con la Copa de Campeones. La tercera deberá esperar. El conjunto blanquiazul quedó apeado en las semifinales del torneo ante un Barça que se llevó el partido gracias a un solitario tanto de penalti de Álex Rico a los 14 minutos. Los de Nacho Pérez no fueron peor que su rival, de hecho, en la segunda parte dominaron y por momentos encerraron en su área a los azulgrana, pero no fueron capaz de igualar la contienda para mandar el encuentro a la tanda de penaltis.

El equipo malagueño no había entrado mal al encuentro, no era capaz de generar peligro pero tampoco sufría. Y en la primera llegada de los azulgrana, a los 13 minutos de partido, llegó el mazazo. En una acción desafortunada, Moussa provocó el penalti que Alberola Rojas no dudó en señalar. Álex Rico, capitán del Barça, materializaba la pena máxima pese a que Santos estuvo a punto de detener el tiro.

Los de Nacho Pérez se fueron desperezando con el paso de los minutos, dejaron atrás los nervios iniciales e intentaron irse hacia arriba en busca del empate, pero en los primeros 45 minutos apenas inquietaron a Coke. El peligro de los malagueños tan solo llegó en un par de acciones aisladas de Guichard que acabaron en nada.

El Málaga perdió la vergüenza tras el descanso y salió con otra cara totalmente diferente en busca del 1-1. Los blanquiazules fueron amos y señores del segundo tiempo, sin embargo, pese al empuje, no encontraron el camino al gol. El Barça se dedicaba a esperar para salir a la contra y cerca estuvo Ilias de hacer 2-0, pero su disparo se estrelló en la madera.

Justo después de la ocasión barcelonesa, Mati pudo empatar a la salida de un córner y su remate desde el segundo palo se marchó demasiado cruzado. Y pocos minutos más tarde, Juanma López hizo trabajar Coke, que evitó el empate sacando un gran pie en un chut al primer palo. Lo intentó hasta el final el Málaga, hasta con un córner en el último segundo al que subió Santos, pero el tanto de la igualada no llegó.

Cabeza alta para los de Nacho Pérez, que se quedan a las puertas de la final tras una temporada verdaderamente sobresaliente.