Los seguidores del Málaga CF y del resto de equipos del fútbol y baloncesto profesional están de enhorabuena. La ministra de Sanidad Carolina Darias anunció ayer jueves que el Gobierno aprobó en el Consejo de Ministros la modificación de la ley de la nueva normalidad para que los campos de fútbol de Primera y Segunda puedan volver a contar con público en el inicio de la temporada 2021/22, el fin de semana del 14-15 de agosto. Así, tras casi año y medio de gradas vacías en La Rosaleda, la hinchada blanquiazul podrá presenciar de nuevo en directo un encuentro de su equipo.

«Suprimimos este artículo y volvemos a la normalidad para el comienzo de la Liga» dijo Carolina Darias, ministra de Sanidad, que además se mostró convencida de que será una noticia «muy bien recibida para todo el deporte y para este país». Sin duda, si todo sigue adelante, será una gran noticia para las aficiones y para los propios clubes, que verán como para esta próxima temporada volverán a tener ingresos por la venta de abonos y entradas en los partidos de Liga.

Eso sí, ahora será el gobierno de cada Comunidad Autónoma el que decida qué aforo estará permitido en cada momento. Las competencias vuelven a la Junta, que será la que determine cuántos aficionados podrán entrar en Martiricos y en el resto de campos andaluces para el inicio del campeonato a mediados del mes de agosto. Otra de las condiciones es que el uso de la mascarilla seguirá siendo obligatorio al aire libre cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros, algo que es difícil de lograr en las gradas y en los accesos a los estadios.

Por tanto, hasta que la Junta de Andalucía anuncie los criterios que marcarán uno u otro aforo el Málaga no sabrá cuántos aficionados podrán entrar en los primeros partidos en La Rosaleda. Si el ritmo de vacunación continúa como en las últimas semanas, es probable que casi el 70% de la población española esté inmunizada para esa fecha, por lo que lo lógico en estos momentos es que se autorice como mínimo la ocupación de un 50% de los asientos -unos 15.000 espectadores en Martiricos-, pudiendo llegar incluso al 70 o 75%, lo que haría posible acudir al feudo blanquiazul a más de 20.000 aficionados.

Alivio para las arcas

La vuelta a los estadios no ha podido caer mejor en las oficinas de Martiricos. La posibilidad de poder poner en marcha una campaña de abonos real supondrá un buen ingreso con el que el curso pasado no se contó. En una temporada normal en Segunda División, el club recogía más de 2 millones de euros entre venta de carnés y de entradas para partidos individuales. Esta cantidad podrá volver a tenerse en cuenta, lo que elevará el presupuesto y, por tanto, el límite salarial para la temporada que arrancará en unos 50 días.

De vuelta tras 17 meses

8 de marzo de 2020. Esa es la fecha del último encuentro con público en La Rosaleda, en un Málaga-Zaragoza que terminó con victoria visitante por 0-1. Desde entonces, la afición blanquiazul no ha podido volver a ocupar las gradas de La Rosaleda, ni en el tramo final de la campaña 2019-20 tras el parón provocado por el coronavirus ni en toda la pasada temporada.

Si nada se tuerce, 17 meses y unos días después, la parroquia malaguista podrá apagar el televisor y regresar a las gradas de Martiricos para disfrutar -y sufrir- con su equipo en el cuarto intento consecutivo para regresar a LaLiga Santander.