A pesar de que son muchos los avances que se han realizado en el Málaga CF en los últimos meses, la calma institucional -por desgracia- no dura demasiado tiempo en Martiricos. Las novedades judiciales llegan a cuentagotas y son varias las partes implicadas en los casos que reclaman su parte del pastel. En esta ocasión, ha sido Blue Bay quien ha tomado la palabra en los juzgados malagueños. 

Los segundos accionistas mayoritarios del Málaga CF, a esperas de saber qué ocurre con la parte accionarial que a día de hoy sigue siendo de la familia Al-Thani, han mostrado en numerosas ocasiones su voluntad de hacerse con la gestión de la entidad y su oposición a algunas decisiones tomadas por la jueza que instruye la querella criminal contra la familia catarí y el administrador judicial José María Muñoz, máximo representante del club mientras el proceso siga abierto. 

Según Cadena Ser Málaga, la cadena hotelera presidida por Jamal Satli Iglesias ha presentado un escrito notarial en el juzgado mediante el cual acusan a Muñoz de acumular varios incumplimientos legales en sus funciones, dando lugar a dejación de deberes. Estos serían no presentar las cuentas anuales del club en el Registro Mercantil, dejar sin órgano de gestión al club y sociedades o saltarse o la obligación de convocar Junta General de Accionistas. Es más, requieren al administrador judicial que antes del próximo 20 de septiembre se convoquen las reuniones pertinentes en NAS Spain y el propio Málaga CF. Una inacción que, a ojos de BlueBay, estaría bloqueando su gestión del club, como apuntó semanas atrás Radio Marca Málaga. 

No es el primer escrito que presentan, ya que el pasado mes de julio también emitieron un escrito dirigido a José María Muñoz en la misma línea. Ahora, sin medias tintas, BlueBay solicita a la titular del juzgado nº14 que repruebe al administrador judicial ya que consideran que ha cometido «incumplimientos en sus deberes legales» al cargo de la entidad del Martiricos. 

Las últimas juntas

La pandemia del coronavirus, sumada a la inestabilidad con la que ya contaba el club, también ha trastocado la organización y la gestión en las oficinas de Martiricos en este último periodo de su historia. Se produjo tanto retraso que la Junta en la que, entre otras cuestiones, se tenían que aprobar las cuentas correspondientes a la campaña 2018/19 se produjo a finales del pasado 2020. A aquella reunión asistieron el propio administrador judicial, Rafael Paniza, del despacho de abogados Garrigues como secretario, Antonio Aguilera, Jesús Burgos y Francisco Valverde de la APA y Francisco Martín Aguilar por parte del Málaga CF. Nadie más, ni de los Al-Thani ni de BlueBay. 

La Junta correspondiente a la 19/20 tuvo lugar solo unas semanas después, el 28 de diciembre de 2020 con los mismos asistentes que la anterior. El administrador judicial presidió la junta y actuó como representante de las empresas NAS Football y NAS Spain. En esta se aprobaron por unanimidad las cuentas anuales, la gestión del Órgano de Administración y la aplicación del resultado. 

Ahora solo queda ver en qué queda la última petición de BlueBay a la jueza.