El Málaga CF parece no tener término medio y en cuestión de una temporada el entrenador blanquiazul ha pasado de hacer encaje de bolillos para tener un once equilibrado entre profesionales y canteranos a tener a varios jugadores disponibles por demarcación. El curso pasado, esta primera situación suponía un quebradero de cabeza para Sergio Pellicer jornada tras jornadas y el abanico que tiene José Alberto también trae consigo cierta complicación, pero bendito problema es tener una plantilla bien nutrida con diversos jugadores que responden a buen nivel.

En esta última semana se ha reavivado un discurso muy presente la temporada pasada: el dilema en portería. En el último choque liguero ante el Girona, Dani Martín se puso los guantes en lugar de Dani Barrio y dejó buenas sensaciones. Eso sí, en la rueda de prensa de ayer el técnico quiso remarcar que «no hay debate en ninguna posición, y menos en la portería. Intentamos tomar las decisiones que creemos oportunas para ayudar al equipo a ganar el máximo de puntos posibles». Solo José Alberto sabe si esta jornada repetirá el ex del Mirandés y solo el tiempo dirá quién es el portero titular del Málaga CF esta campaña.

La línea de defensa está más definida con un Víctor Gómez de dulce, Peybernes, Juande o Cufré, pero del centro del campo en adelante el técnico asturiano tiene varias decisiones que tomar de aquí a que arranque el partido en El Toralín (mañana, 16:00 horas). La gran mayoría de miembros del plantel costasoleño están disponibles, con las únicas bajas de Chavarría y Sekou Gassama. Hay optimismo para que Luis Muñoz regrese al verde. De hecho, ayer apuntó a que el malagueño estará en Ponferrada. « Todo va bien y queda la sesión de mañana (por hoy) que veremos. La idea tanto de Luis como de los servicios médicos y el cuerpo técnico es que pueda esta». Eso hace que tenga una opción más en la medular. Escassi estará al 100% así que tendrá que elegir entre Jozabed, Genaro Rodríguez, Ramón Enríquez e Ismael Gutiérrez, aunque quizá el favorito es el jugador de Mairena.

Y después están los jugadores de ataque puros y duros. Por posición y rendimiento, Brandon Thomas está siendo una pieza fija en los esquemas del entrenador blanquiazul. Kevin Villodres también, llegando desde unos metros más atrás así que, una vez más, José Alberto tendrá que elegir entre el filial Roberto o el excanterano Antoñín. El rendimiento de este último ha generado cierta controversia y parece que el trabajo de Roberto en los entrenamientos y los partidos ligueros gustan más al míster pese a su juventud y poca experiencia.

José Alberto sabe que tiene que hilar muy fino para el próximo encuentro liguero porque la Ponferradina «ya no es ninguna revelación». A su parecer, el conjunto berciano ha dado este curso «un paso más en la confección de la plantilla. Tienen más recursos y, por ello, ocupan la segunda posición. Es un equipo muy práctico con las ideas claras y aprovecha cualquier fallo del rival para matar los partidos»

El análisis del entrenador rival

Ayer también fue el turno de la comparecencia de Jon Pérez Bolo, técnico de la Ponferradina, segunda en la clasificación de la categoría de plata.

El bilbaíno remarcó que el Málaga CF tiene «una buena plantilla, un gran club y una gran afición. Una ciudad volcada con su equipo. Seguro que van a ponernos las cosas difíciles».

Repasando al conjunto costasoleño, Bolo no quiso destacar a ningún jugador en concreto, comentó que él prefiere fijarse en la colectividad y cree que el grupo «está haciendo las cosas muy bien. Es un equipo dinámico, que corren mucho. Son jóvenes y también tienen gente experimentada en la categoría», destacó.

Asimismo, prefirió no comparar duelos anteriores con el míster malaguista en su época en el Mirandés. «No me gusta ver lo que hemos hecho en temporadas pasadas. Pasado, pasado es. No hay que darle más vueltas y vivir el presente. Y es que el domingo a las cuatro de la tarde vamos a tener un equipo que se ha reforzado muy bien, que está haciendo las cosas bien».