La vida va poco a poco recuperando su esencia y los eventos deportivos son parte de ella. Esta temporada los estadios de fútbol, las canchas de baloncesto y los pabellones polideportivos han empezado a abrirse al público de manera paulatina, de menos a más aforo y así hasta mañana viernes, día en el que se entrarán en vigor las nuevas medidas.

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud llegó a un acuerdo ayer, miércoles, para fijar un aforo máximo del 100% para eventos en recintos abiertos y del 80 % para eventos en recintos cerrados garantizándose siempre una distancia interpersonal mínima de 1,5 metros, según informó el Ministerio de Sanidad.

El Málaga CF podrá disfrutar de esta ampliación de aforo este mismo fin de semana, ya que el domingo (16:00 horas) recibirá al Fuenlabrada en La Rosaleda después de haber disputado dos partidos consecutivos fuera de casa. Después de los últimos resultados cosechados por el equipo se antoja aún más importante si cabe que el conjunto de José Alberto se reencuentre con su afición y que esos jugadores número 12 empujen a los blanquiazules hacia la senda de la victoria. Fue el propio José María Muñoz el que comentó que, en reuniones con homólogos de otros equipos de la categoría, catalogaban como «una suerte» haber jugado el año pasado en La Rosaleda sin el público malacitano empujando. El aliento de la masa social malaguista será determinante en los próximos partidos en casa, donde el equipo debe hacerse fuerte.

En cuanto al baloncesto de máximo nivel en la ciudad, los próximos compromisos de Unicaja son fuera de casa (Murcia en Liga Endesa y Nizhny Novgorod en Basketball Champions League). Será el próximo nueve de octubre, en horario aún por definir, cuando los de Katsikaris puedan disfrutar de un pabellón algo más parecido al de la época previa al coronavirus.

En balonmano femenino, la selección española jugará en el Argüelles el próximo miércoles (20:45) ante Eslovaquia y las panteras del Costa del Sol Málaga regresarán a Ciudad Jardín el 22 de octubre (18:00 horas) para enfrentarse al Balonmano Salud Tenerife. En categoría masculina, el Iberoquinoa de ASOBAL recibirá también este domingo (12:00) al Bidasoa en la cancha antequerana que podrá llegar al 80% de capacidad en las gradas.

Pese a esta relajación de las restricciones, habrá que mantener aún ciertas normas. De esta manera, ni en La Rosaleda, ni en el Martín Carpena, ni en Ciudad Jardín ni en el Fernando Argüelles se permitirá la venta ni el consumo de alimentos y bebidas durante el evento deportivo. Tampoco el consumo de tabaco y de productos relacionados, tanto en espacios interiores como exteriores.

Antes de la celebración de cada evento deportivo se comunicarán los detalles de acceso, franjas horarias, medidas de seguridad sanitaria y condiciones de admisión.

Estas medidas comunes estarán vigentes en toda España en el periodo comprendido entre el 1 y el 31 de octubre, ambos inclusive de modo que en la última semana de octubre se realizará una nueva evaluación de la situación. A su vez, se podrán añadir otras medidas en base a la evolución de la pandemia en cada comunidad autónoma del país.

Por otra parte, en este acuerdo se establece la recomendación de proporcionar ventilación natural de forma permanente en los espacios interiores, y si ésta opción no fuera posible, se utilizará ventilación forzada con el fin de obtener una adecuada renovación de aire en dichos espacios.

La distancia en los recintos deportivos se acortará. Álex Zea

Abonados y público local

Los asistentes a los eventos serán preferentemente personas abonadas, así como público local, y los entrenamientos se realizarán a ser posible sin público y, en todo caso, con los límites del aforo máximo establecido.

Asimismo, se reforzará la vigilancia del uso obligatorio de mascarilla y el respeto a las indicaciones sanitarias. Así, no acudirán al evento deportivo las personas que presenten síntomas compatibles con COVID-19, así como aquellas que se encuentren en aislamiento o en periodo de cuarentena por contacto estrecho con un caso de COVID-19