Las arcas de Martiricos están más cerca de recibir otro impulso económico. Se trata de una cantidad de 4 millones de euros que adeuda el Villarreal al club blanquiazul por el traspaso de Ontiveros en el verano de 2019. El caso es que ambos club acordaron que ese montante se abonaría cuando el Al Shabab pagase lo correspondiente por Alfred Ndiaye y, aunque todavía no se ha producido, la FIFA ya ha sentenciado que la entidad de Arabia Saudí debe hacerlo en un plazo de 45 días, según adelantó esta tarde el Diario AS. Una vez quede resuelto ese pago, el 'submarino amarillo' 'soltará' los 4 kilos que mejorarán la salud financiera de las cuentas de La Rosaleda.

El lío entre el Málaga CF y el Villarreal viene de lejos. En la primera temporada en Segunda, los blanquiazules tomaron a préstamo a Ndiaye con la condición de abonar una cláusula de compra obligatoria al término de la temporada. Esa cantidad cercana a los 6 millones de euros era imposible de asumir tras no conseguir el ascenso a LaLiga Santander, por lo que ambos clubes acabaron encontrando a un tercero que se hiciera los servicios del jugador por una cifra cercana a lo que el club de Martiricos debía abonar. Eso sí, el Villarreal se cubrió bien las espaldas y negoció que hasta que no viera ese dinero no abonaría los 4 millones que aún debe por el fichaje de Javier Ontiveros. Tras la resolución de la FIFA, todo este entuerto debería quedar solucionado en poco más de un mes, siempre y cuando el Al Shabab acate la resolución para no verse expuesto a sanciones duras.

Según el dictamen adelantado por AS, el equipo árabe solo ha pagado 2 de los 6 millones que correspondían al Villarreal. Y ahora deberá pagar los 4 restantes y un incremento del 5% en los dos primeros millones por el retraso y un 10% del resto del pago total.

Tras dar la espantada este verano rumbo al Osasuna cuando ya lo tenía todo pactado con el Málaga, Ontiveros vuelve a escena, pero esta vez a su nombre puede acompañarle una buena noticia para las arcas del club.