La situación de Javi Ontiveros en el Osasuna no mejora con el avance de las jornadas. El jugador marbellí dejó tirado al Málaga a última hora en el pasado mercado invernal porque quería seguir jugando en Primera y, bueno, se puede decir que está en un conjunto de LaLiga Santander, pero lo que es pisar el verde, poquito. El extremo, propiedad del Villarreal, solo ha participado 25 minutos en lo que va de campeonato.

Este jueves, en el Santiago Bernabéu, donde el Osasuna consiguió sacar un empate 0-0, Ontiveros volvió a ver íntegramente el partido desde el banquillo. En las 11 jornadas celebradas hasta la fecha en Primera, el exjugador blanquiazul solo ha saltado al césped en dos encuentros: 8 minutos en la jornada 4 frente al Valencia y 17 en la fecha 6 contra el Betis. Curiosamente, esto son los dos únicos partidos que ha perdido el cuadro de Jagoba Arrasate en toda LaLiga.

Lo ocurrido en los últimos días del pasado mercado estival se sintió como una auténtica traición en Martiricos. El club tenía todo acordado con el Villarreal y con el propio Ontiveros, al que ya esperaban en Málaga para firmar el contrato. Y a última hora, una llamada del Osasuna dio un vuelco radical a la situación y el jugador dio marcha atrás a puso rumbo a Pamplona.

En las oficinas de La Rosaleda ya lo tenían todo preparado para el regreso del canterano -incluso tenía ya dorsal asignado- pero el marbellí no cumplió con la palabra dada a Manolo Gaspar y rompió el acuerdo para seguir militando en un equipo de LaLiga Santander. Saber lo que le hubiera deparado en Martiricos es imposible, pero es difícil que su situación actual fuera peor.