En el fútbol es importante ganar cuando eres superior, pero más aún es hacerlo cuando no has tenido tu mejor tarde y tu rival te ha puesto contra las cuerdas hasta el final, hasta con un hombre menos. Las cosas que más trabajo cuestan, en este maravilloso deporte y en la vida en general, son a las que más valor se les tiene que dar. Pues este triunfo del Málaga CF está en la cima en esta escala de valores. Los tres puntos sumados por el equipo de José Alberto tuvieron que ser sudados hasta el último segundo, y así gusta más. Prueba de ello es la celebración posterior en las gradas de La Rosaleda. Al conjunto blanquiazul le costó más que otros días, por mérito de la UD Las Palmas, sin embargo, la victoria volvió a quedarse en casa gracias a los tantos de Antoñín y Sekou Gassama, que se estrenó como goleador para aupar a los blanquiazules a cinco minutos del final. 

 El inicio equilibrado y pausado de partido, con los jugadores adaptándose al césped rápido de La Rosaleda por la lluvia caída en las horas previas, dio paso a la tormenta perfecta. Tras unos primeros minutos de tanteo, el conjunto blanquiazul fue quien primero rondó la portería de su rival en varias ocasiones a balón parado que no encontraron remate. El Málaga estaba mejor, era capaz de recuperar con facilidad la posesión y eso le estaba dando la iniciativa. Sin embargo, el primer susto llegó en la meta de Dani Martín. No había sufrido apenas el equipo de José Alberto, pero a los 20 minutos Borja Clemente estrelló un disparo en el palo.

El conjunto canario estaba comenzando a generar peligro. Jonathan Viera llevaba la batuta, y cada vez tenía más protagonismo con el esférico en los pies. Los de Pepe Mel siempre buscaban los espacios en la espalda de Escassi, y a los 27 minutos fue el propio Viera dio el segundo aviso. Tuvo que intervenir Dani Martín para repeler su disparo y luego en el rechace apareció providencial Javi Jiménez para alejar el peligro.

Pero así es el fútbol. Cuando más sufría el Málaga consiguió adelantarse en el marcador. A la media hora de partido, Antoñín estrenaba su cuenta goleadora esta temporada para poner en ventaja a los blanquiazules tras una gran jugada de Víctor Gómez y Brandon Thomas. El de La Palmilla estuvo muy oportunista en boca de gol para mandar al fondo de la red un envío del atacante mallorquín.

Ya había hecho lo más difícil el Málaga, pero aún quedaba un mundo. Los amarillos se encontraban cada vez más cómodos y seguían creando peligro en el área blanquiazul. Al filo del descanso estuvieron muy cerca de empatar el partido hasta en dos ocasiones. Primero, Jesé chutó rozando el palo tras un gran pase de Jonathan Viera y posteriormente fue Lemos el que hizo trabajar a Dani Martín para enviar un tiro escorado a córner.

Antoñín hizo el 1-0 en la primera parte. LaLiga

Éxtasis final

Nada más comenzar el segundo tiempo, a punto estuvo de nuevo de empatar Las Palmas. Pérdida de Ramón en el inicio de la jugada. El balón quedó franco a Viera y otra vez Dani martín se hizo grande para desviar su ajustado remate desde la frontal. Y a los seis minutos del segundo acto, el partido se ponía más de cara aún para el Málaga. Loiodice veía la segunda amarilla y dejaba a su equipo con 10. Siendo justos, error grave del árbitro porque no hubo falta alguna sobre Paulino. Con el protocolo actual las segundas amarillas no pueden revisarse y poco más había que hacer. Esta vez, que se quejen otros.

La superioridad numérica no se tradujo en dominio. Aún con un hombre menos, los de Pepe Mel seguían siendo mejores. El partido no estaba ni mucho menos cerrado, Jesé se encargó de recordarlo. Soltó un latigazo desde 25 metros que se marchó alto por poco. Y tanto va el cántaro a la fuente... que al final empató el equipo canario. Fallo garrafal de Peybernes, que intentó ceder de pecho a Dani Martín y dejó el balón a placer a Benito para que fusilara al meta asturiano.

Quedaba poco tiempo, pero La Rosaleda empujó a los suyos hacia el triunfo. A cinco minutos del final, Jozabed botó un córner y Sekou Gassama, recién ingresado al terreno de juego, se elevó sobre todos para batir a Raúl Fernández. Explosión de júbilo en Martiricos, que ya no dejó que el rival volviera a acercarse a los dominios blanquiazules. 

Vaya tres puntos. Vaya locura de partido en La Rosaleda que lleva al Málaga hasta los 26 puntos, igualado con la sexta plaza, la última de las que dan derecho a jugar el play off.