La afición del Málaga CF volvió a demostrar que está totalmente entregada a la causa. Los seguidores blanquiazules recibieron con honores a sus jugadores minutos antes del trascendental encuentro frente a Las Palmas. La plantilla se asomó desde la primera planta del graderío de Martiricos y junto con su gente vivió unos momentos muy emocionantes antes de meterse de lleno en el choque. Luego, con el balón ya en juego, incluso tras el choque, la hinchada boquerona -22.128 fieles- no dejó de alentar a los suyos ni un solo instante. La comunión entre futbolistas y afición es total en los encuentros en La Rosaleda. El apoyo de aquí a final de temporada será fundamental para alcanzar las objetivos.

Los elogios para la hinchada blanquiazul volvieron a llegar en sala de prensa tras el choque. José Alberto quiso destacar la parte de culpa que tuvieron para que el Málaga consiguiera volver a ponerse por delante en los minutos finales. "El recibimiento que han hecho, el apoyo al equipo tras el empate, nos han animado y han inclinado el campo hacia la portería de Raúl, sacando tres córners y uno ha acabado en gol. Ha funcionado la pizarra y nos ha dado los tres puntos", aseguró.

La fiesta volvió a terminar por todo lo alto en Martiricos. Al ritual de cada final de encuentro cada vez se unen más aficionados, que se quedan en la grada para celebrar el triunfo en sintonía con una plantilla entregada a su gente.