Hablar de Mario Husillos es hablar de puro malaguismo. Jugador, entrenador, director deportivo... El argentino se ha convertido en un nombre propio de la actualidad malaguista en estos días previos al Burgos-Málaga del próximo sábado ya que Husillos fue el autor del gol en El Plantío de la que hasta ahora es la única victoria malaguista en la historia en Burgos. El exfutbolista atiende a La Opinión de Málaga desde su Argentina natal, recuerda a la perfección cómo fue ese tanto que acercó al CD Málaga al ascenso a Primera División en la temporada 87-88. Este sábado, 34 años después, los blanquiazules regresarán a ese mismo escenario.

En lo personal, Husillos dice haber podido descansar lo suficiente tras salir del West Ham hace ya año medio y ahora está a la espera de poder embarcarse en un nuevo proyecto que le motive. Husillos asegura que su etapa como director deportivo en Málaga «está terminada», pero no cierra las puertas a volver al club de su vida en otra función si se diese la oportunidad.

¿Cómo le va la vida?

Muy tranquilo después de dos años de mucho trabajo en Londres. Salvando la pandemia. Tranquilidad, estar en casa, sin teléfono, sin mail. Viendo mucho fútbol. Siguiendo al Vélez que está trabajando mi hijo. Lo sigo de cerca con mucho cariño.

¿Ganas de volver a la rueda?

Estoy muy tranquilo, llevo un año y medio desde que terminé en el West Ham. Es tiempo suficiente para acomodar las cosas, es un momento oportuno. Si se dan las cosas como me gusta, estaré trabajando pronto. Tiene que ser algo que me motive.

¿Echa de menos el día a día? Seguir jugadores, negociaciones...

Hay un momento para cada cosa. He aprovechado para viajar mucho, he estado en Estambul, que me encanta. He vuelto a Londres, Atenas... lugares donde he trabajado. Tengo ganas de trabajar. Me encuentro en un momento bueno, con muchos contactos tras haber trabajado en Inglaterra. Lo que venga tiene que ser algo que me motive.

¿Y las llamadas de los periodistas? ¿Se echan de menos?

(Risas) Obviamente tienes que estar en contacto, es parte del trabajo. También se descansa de eso. La parte positiva es que sabes con quién hablas. Con agentes y demás... muchas veces no sabes cosas. Desgasta mucho este trabajo. Siempre hay que atender a la gente. Es parte del trabajo.

¿Algún proyecto a la vista que se pueda comentar?

No... Ha habido cosas, quiero estar seguro de dar el siguiente paso. No solamente por lo económico, tiene que ser algo especial.

El Málaga juega este fin de semana en Burgos. Usted es el autor del gol de la única victoria en Burgos en la historia del malaguismo. Fue con el CD Málaga en la temporada 87-88 para ganar 0-1 en El Plantío. ¿Recuerda cómo fue el tanto?

Me acuerdo perfectamente. Fue un gol de cabeza. Hacía un tiempo horrible. Estaba todo el lateral helado. Fue un córner, creo que lo pateó Juanito. Nos acercó a Primera. Me acuerdo la sensación de decir en aquel momento: «ascendemos» seguro.

Para este fin de semana también se espera muy mal tiempo...

En una banda no da el sol, aquello estaba siempre embarrado y mal. Los campos han mejorado muchísimo. Será difícil ganar combinando. Habrá que pelear, luchar, tirar balones largos, estar cerca de la portería contraria para buscar el fallo.

Aquella campaña terminó en ascenso a Primera. A ver si esta temporada termina igual... ¿Sigue los partidos del Málaga?

Sí, he visto casi todos. El Málaga tiene que buscar el ascenso siempre en Segunda División. Es un equipo muy grande, de Primera. Sea cuál sea el mensaje del club, el objetivo tiene que ser el ascenso. Estas últimas temporadas en el Málaga se está haciendo un trabajo fantástico. Lo han acomodado para dar el siguiente paso. La mayoría de los equipos en Segunda son parecidos, el Málaga, con su gente, su estadio, tiene la obligación de pelear por subir.

¿Cómo ve al club en general?

El club lo veo fantástico, espectacular. Con la base puesta para crecer. Van a cobrar un dinero importante de LaLiga. Se va a terminar la ciudad deportiva, es la gran deuda pendiente. Varias veces estuvo cerca. Es la obligación a nivel institucional. Es un dinero que hay que gastar en eso. Toda la dirección deportiva actual debutaron conmigo, como scouts. Les tengo un cariño inmenso.

Vivió situaciones difíciles en la etapa del jeque. Seguro que hay miles de anécdotas que sorprenderían a más de uno.

Sí, fueron tres etapas distintas. La primera fue Hollywood. La Champions, un entrenador como Pellegrini. Después, unos años más difíciles. Lo más complicado era sacar jugadores al mercado. Había siempre que romper el equipo. Eso me dejó la experiencia. Cada uno puede tener su opinión. La gente interna te tiene un reconocimiento. Luego fui a Olympiacos, West Ham. Vieron con buenos ojos nuestro trabajo.

A Manolo Gaspar también le ha tocado tarea complicada. ¿Cómo lo ve?

Manolo es un gran tipo. Hablo mucho con él. Está haciendo un trabajo fantástico. Todo tiene una lógica. El Málaga tiene el director deportivo ideal. El Málaga está contento. Las opiniones a veces pueden ser interesadas, lo está manejando de lujo. El mercado es el que te pone en tu sitio. Se está reconociendo su trabajo. Tiene que seguir mucho tiempo en el club.

¿Le gustaría regresar al Málaga CF en algún momento?

Es difícil. He estado siete etapas en el club. Siempre he estado a disposición. Traté de ayudar siempre, incluso estando en otros clubes. Mi etapa de director deportivo en Málaga está terminada. Si vuelvo al club tiene que ser en otra función diferente. Puede venir otro propietario... uno nunca está cerrado. Nunca hay que decir que no a las cosas. Jugador, entrenador y director deportivo... decir un «no» rotundo es difícil.