En solo unos días arrancará la Copa del Rey, competición que hace que el Málaga CF tenga por delante una ajetreada semana. Regresa el ritmo frenético de partidos tan habitual en la categoría de plata con la salida del equipo de José Alberto a tierras navarras para medirse al Peña Sport de Tafalla. Hoy mismo el equipo volverá a encontrarse en las instalaciones de la Federación para preparar esto duelo. Hacer un buen papel en Copa del Rey es prácticamente obligatorio después de la sonrojante derrota de la última jornada.

Todavía con el amargo sabor de boca que dejó el 3-0 en El Plantío, se espera que el técnico asturiano deje espacio a los jugadores que hasta el momento han tenido menor presencia en los partidos ligueros de los blanquiazules.

Tomando como referencia los encuentros que el pasado curso realizó José Alberto López en las filas del Mirandés a estas alturas, es muy probable que podamos ver en el once inicial a miembros de la plantilla que hasta ahora han tenido pocas ocasiones con la elástica blanquiazul.

Es cierto que en este mismo tramo de la temporada pasada el técnico asturiano variaba algo más el sus esquemas que en Málaga, pero igualmente tenía a sus jugadores que confianza los que dio un respiro en el encuentro que disputó en Las Rozas el 16 de diciembre de 2020.

Uno de los cambios más significativos entre LaLiga SmartBank y la Copa del Rey fue en portería. El Málaga ya estábamos acostumbrados a la dualidad entre Dani Barrio y Juan Soriano del curso pasado cuando Pellicer era el entrenador malaguista, pero a su llegada José Alberto destacó que para él solo habría un portero titular y después de un par de encuentros, Dani Martín se quedó en el once. En el Mirandés, Lizoaín era el principal cancerbero pero en el duelo copero llegó el turno de Limones. Otro detalle que hace presagiar que volvamos a ver a Barrio con los guantes bajo palos en el césped navarro.

Línea a línea, si en defensa los habituales eran Javi Jiménez, Trigueros, Berrocal o Víctor Gómez, en Copa jugaron Letic, Mohedano o Martínez. En el centro del campo, Jirka, Javi Muñoz, Meseguer, Genaro e Iván Martín solían disputar la mayoría de partidos en Segunda y en el torneo de la Federación José Alberto optó por Jackson, Caballero, Ezzarfani y Djouhara, uno de los pocos que repitió en el once de ambas competiciones fue Genaro Rodríguez, ahora en las filas costasoleñas. Por último, la punta en ataque en Liga solía ser para jugadores como Schutte o Martínez y en el césped de Las Rozas el técnico alineó a Sergio Moreno como referencia ofensiva.

La nota negativa en los paralelismos coperos entre el choque que jugó el curso pasado José Alberto López en Las Rozas y el que le espera este jueves en Tafalla es que la temporada pasada los de Miranda de Ebro cayeron por la mínima ante un rival de menor categoría. En fútbol todo puede pasar y las sorpresas de equipos modestos suelen ser habituales en el torneo, pero el Málaga viaja a Navarra con la idea de sacarse la espina de Burgos y no hacer más profunda la herida de visitante.

Otro partido mirando al cielo

El jueves, para la visita a Tafalla se espera el día más frío de la semana y la más que probable aparición de precipitaciones. El partido se disputará a las 19:00 horas en el estadio municipal San Francisco Tafalla, de césped natural.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) pronostica para la hora del duelo un 95% de posibilidad de lluvia. Además, ese mismo día la mínima estará en 2º, mientras que la máxima no superará los 7º. Sin embargo, no se espera nieve en la localidad navarra, que se sitúa a 450 metros sobre el nivel del mar, ya que la cota de nieve está en 700 metros.

Además de enfrentarse a su mala racha de visitante, el Málaga hará frente a una jornada de frío a la cual no está acostumbrado. Teniendo en cuenta que en Burgos hubo unas sensaciones térmicas similares, el encuentro anima a que todos los jugadores que disputen el enfrentamiento estén alerta en todo momento.

El equipo regresa al trabajo tras dos días de descanso y reflexión

El equipo regresa al trabajo tras dos días de descanso y reflexión

Sin tiempo para lamentaciones pero con mucho trabajo por delante. El conjunto blanquiazul ha tenido dos días de descanso (domingo y lunes) después del partido que seguro que el míster ha usado para reposar y hacer ese análisis de lo visto ante el conjunto burgalés. A partir de hoy, el equipo volverá a las instalaciones de la Federación para preparar los dos compromisos de esta semana.

El jueves tendrá una nueva salida de Martiricos para encarar el primer partido de Copa del Rey ante el Peña Sport de Tafalla y el domingo recibirá en casa al Amorebieta. El plan es que los blanquiazules entrenen martes y miércoles en la Federación. El viernes volverán a los entrenamientos, la organización del sábado está por definir y el domingo será el choque en La Rosaleda.