Reparto de puntos. El Málaga no pudo pasar del empate en La Rosaleda en un encuentro en el que fue muy superior que su rival y tuvo que conformarse con un premio menor. Hay veces en las que una victoria -como la de Alcorcón- deja peores sensaciones que unas tablas, como las firmadas frente al Real Sporting. El equipo de José Alberto recuperó algunas de las facetas que le hicieron ser un equipo temible en su estadio y solo la falta de puntería y un gran partido de Mariño le impidió llevarse el triunfo. Tras los goles de penalti en cada área y el tanto afortunado de Kravets, los blanquiazules fueron amos y señores del choque en la segunda mitad. El golazo de Ramón (2-2), a los 87 minutos, llegó demasiado tarde para intentar otro arreón final que sirviera para lograr el triunfo. Sabe a poco, por lo que se vio en el campo, pero deja hueco para el optimismo de cara a las próximas jornadas.

El conjunto blanquiazul intentó recordar en los primeros compases de encuentro al equipo que solía arrasar a sus rivales en Martiricos en las primeras semanas del campeonato. Salió a mandar, apenas sufría, pero todo se torció a los 15 minutos. Kevin derribó de forma fortuita a Rodríguez en el interior del área malaguista y Sagués Oscoz pitó penalti después de ser llamado por Vicandi Garrido para que acudiera a la pantalla a revisar la acción. Djuka no perdonó desde los 11 metros. Partido cuesta arriba.

Los de José Alberto buscaban la reacción tras el mazazo y en una jugada similar llegó el empate. A la media hora de juego, Escassi estuvo listo para adelantarse al oponente y fue derribado con una patada en la parte posterior de la pierna. De nuevo, Sagués Oscoz no señaló castigo alguno en directo, pero Vicandi estaba ahí para llamar la atención de su compañero e indicarle que mirara la jugada en la pantalla. Segundo penalti vía VAR del choque. Brandon tampoco fallaba y las tablas volvían al tanteador.

El Málaga tuvo buenos minutos tras conseguir empatar el partido. Se asomó en varias ocasiones por el área de Mariño, aunque sin acierto. Y cuando el encuentro ya encaraba el final del primer acto llegó otro duro golpe en otro lance muy desafortunado. Kravets buscó un centro al área, pero su golpeo fue tan malo -o tan bueno- que superó a Dani Martín y se coló directamente casi por la escuadra de la portería blanquiazul. Ver para creer. Tocaba remar de nuevo, ahora con solo 45 minutos por delante.

Juande, sustituido al descanso

José Alberto movió ficha en el intermedio. Hacía debutar a Aleix Febas, que ocupaba el lugar de Juande, que volvía justo de lesión. Escassi pasaba a hacer pareja de centrales con Peybernes. El Málaga domino de cabo a rabo el segundo acto e hizo méritos suficientes para empatar e incluso ganar. Brandon, protagonista una vez más, tuvo dos claras ocasiones al poco del segundo tiempo. Se aprovechó de un error de Berrocal pero luego no supo definir ante Mariño.

Daba entrada José Alberto a Sekou y Jozabed por Kevin y Roberto. Y poco más tarde al debutante Vadillo. El equipo de Martiricos fue un rodillo en busca del gol, hasta que a los 87 minutos Ramón soltó un zapatazo desde fuera del área para poner el 2-2 en el marcador.

Quedaba poco tiempo, aún así Paulino estuvo a punto de hacer el 3-2. Babin estuvo providencial para taponar su disparo. Al final, un punto para cada equipo que dejó a las parroquia blanquiazul con la sensación de ser una recompensa escasa para el partido hecho por sus jugadores. Esto es largo, hay que seguir peleando para volver a estar cerca de los puestos que den derecho a jugar el play off.