Miguel Ángel, el niño alhaurino fallecido recientemente, tuvo su merecido homenaje este domingo en La Rosaleda. Después de que los blanquiazules consiguieran igualar el partido por medio de un penalti convertido por Brandon Thomas, el atacante mallorquín sacó una camiseta con el nombre del pequeño. Miguel Ángel padecía un tumor cerebral y su situación se hizo pública después de que Álvaro Morata le dedicara el gol que hizo que España consiguiera el billete para el Mundial de Catar frente a Suecia en La Cartuja. «La estrella que más brilla nos anima desde el cielo. Siempre que miremos arriba te recordaremos», puso el Málaga en su cuenta oficial el sábado tras conocer su fallecimiento.