El mercado invernal de fichajes ha empezado con buen pie para el Málaga CF. Pese a tener que haber lidiado con la traba de la sanción de la FIFA por el ‘Caso Gönen’, el gestión desde los despachos de Martiricos ha hecho posible que Álvaro Vadillo y Aleix Febas hayan llegado en los primeros días de mercado. Quedan más de dos semanas por delante y el grueso de los deberes ya se han hecho.

Aunque en el día de ayer el entrenador del Málaga CF comentase que, a día de hoy, ningún jugador de la plantilla le ha pedido salir en esta ventana de fichajes, es cierto que hay varios nombres en el equipo con serias opciones a no terminar el curso en las filas costasoleñas. Ellos son Jairo, Ismael Casas e Isma Gutiérrez.

El caso del santanderino es uno de los más destacados. Parece no haber gran sintonía entre el extremo y el entrenador asturiano porque sus apariciones en partido oficial casi se pueden contar con las manos: ha jugado 12 partidos de liga -cuatro como titular y ocho como suplente- y los dos de Copa del Rey. Además, el jugador acaba contrato con el Málaga CF a final de esta campaña, detalle que acentúa una salida con opción a compra. Sea como fuere, si Jairo Samperio se marcha en este mercado será para no volver a vestir la elástica del Málaga CF y quizá con más razón después de los malos gestos que se le han visto en el banquillo de La Rosaleda.

Otro caso curioso es el de Isma Gutiérrez, fichado este mismo verano y que ocupa una ficha de filial, solo por edad, porque no está en los planes del Atlético Malagueño. Él tampoco ha cuajado con el míster asturiano y sus aportaciones al equipo han sido testimoniales: un partido de Copa, el primero ante el Peña Sport, y cinco en el torneo de Segunda. El día que disfrutó de más minutos fue en la victoria en casa del Alcorcón de hace unas semanas, estuvo 31 minutos en el terreno de juego. Su llegada este verano se planteó como una apuesta de futuro que, por ahora, no ha podido explotar y sigue solo con el cartel de joven promesa.

Lo que le quedaría por reforzar a la entidad malacitana sería un central o un delantero. En el caso del atacante, el discurso desde Martiricos es que confían en lo que hay.

La gran duda de Isma Casas

En la ‘Operación Salida’, el nombre de la discordia es el del canterano Ismael Casas. Desde que subió al primer equipo ha sido una pieza de enorme relevancia y hasta conseguir la ficha profesional que ocupa hoy. El jugador de La Academia está muy ligado al club, pero bien es cierto que esta temporada no tiene el protagonismo ni la relevancia de campañas anteriores.

La competencia en su puesto es bastante fuerte pero no eterna: Víctor Gómez, un fijo en los planes de José Alberto, está cedido solo para esta temporada. Por ello, la opción que más interesaría sería una cesión hasta lo que resta de curso para Casas, así podría ganar minutos de cara a un regreso más fuerte y con más importancia en el futuro, ya que tiene contrato hasta junio de 2023.

Sesión de entrenamiento

En la jornada de ayer, el frío y la lluvia fueron protagonistas en el entrenamiento de los blanquiazules en Martiricos.

Poco antes de las 11:00 horas, los jugadores saltaron al césped del anexo de La Rosaleda priorizándose el trabajo técnico-táctico con la pelota como gran protagonista.

Una de las grandes noticias fue el regreso de Antoñín con el grupo a pleno rendimiento. Al margen del plantel, Hicham, Genaro y Chavarría hicieron labor específica en el verde. Juande, trabajo preventivo en el gimnasio, donde Luis Muñoz continúa con su proceso de la recuperación de su lesión.

En cuanto a la representación de los miembros de La Academia, repitieron los ocho futbolistas a las órdenes del técnico del primer equipo: Santos, Ismael Gutiérrez, Kevin, Roberto, Haitam, Moussa, Dani Lorenzo y Andrés. Hoy, más trabajo en el Anexo.