El Málaga CF va a comenzar el año esta tarde aunque estemos a punto de rasgar la hoja de enero en el calendario. La «vida nueva» que se planea para cada año el 1 de enero llegó el pasado jueves con el anuncio de Natxo González como nuevo técnico blanquiazul después del 0-5 ante el Ibiza que precipitó la destitución de un José Alberto ya en la cuerda floja.

El nuevo míster ha tenido poco más de dos entrenamientos para conocer a sus jugadores y plantear la dinámica para el encuentro de esta tarde (18:15 horas) ante el Mirandés en Anduva.

Puede que el de hoy sea un partido extraño porque el equipo viene de tener una semana rara, «atípica» en palabras del propio míster vitoriano. Para Manolo Gaspar, las características de Natxo González son las que mejor se adaptan a los jugadores que ya están en la plantilla costasoleña. En Anduva descubriremos cómo es la conexión entre el nuevo cuerpo técnico y los futbolistas.

Todavía quedará mucho camino para sacar conclusiones, saber a qué juega este Málaga y sobre todo definir las aspiraciones del conjunto boquerón de aquí hasta la conclusión del campeonato regular. Lo único claro, y que ya apuntó el míster en su presentación, es que quiere mejorar la defensa desde el minuto uno y que el punto fuerte en sus esquemas pasa por un centro del campo fuerte, organizado, pausado y siguiendo un sistema de rombo.

La lesión de última hora de Dani Martín (gonalgia en la rodilla derecha) hace que el debate sobre la portería quede momentáneamente en pausa. Dani Barrio regresará a la titularidad después de casi cinco meses suplente en partidos de LaLiga SmartBank. Jugó los dos de Copa del Rey, pero el último en el torneo de Segunda fue el 4 de septiembre frente al Almería. A partir de ahí, José Alberto decidió que Dani Martín sería el primer portero del Málaga CF. El técnico asturiano ya no está y la lesión de Martín puede hacer que la balanza se decante en favor de Barrio. Un movimiento que la afición de Martiricos llevaba tiempo manifestando en redes sociales. Ante el Mirandés jugó en el encuentro que inauguraba la presente temporada y ante el Mirandés regresará bajo palos.

En cuanto al resto de jugadores, Vadillo no estará disponible en Anduva por una tendinitis en el rotuliano de la pierna derecha. Ismael Gutiérrez tampoco estuvo en la sesión de trabajo de ayer debido a una sobrecarga en el adductor de su pierna derecha. A esto hay que sumar las bajas de larga duración de Luis Muñoz, Chavarría y Genaro. El que parece recuperado y ayer volvió a trabajar al mismo nivel que el grupo fue Paulino. Asimismo, después de completar un partido de sanción, piezas de gran importancia del equipo como Escassi o Jozabed regresan a la convocatoria. El equipo también recupera a Víctor Gómez después de un proceso vírico, a Juande Rivas y Sekou Gassama. Es destacable también que Antoñín Cortés, ausente en la última convocatoria, regrese con el equipo y se quede en Martiricos hasta final de temporada después de los fantasmas de su posible marcha. Detalle que Manolo Gaspar confirmó el pasado viernes.

El Mirandés necesita ganar

Solo cuatro puntos separan a Málaga (31) y Mirandés (27), pero el conjunto burgalés salta esta tarde al verde de Anduva, con el apoyo de sus seguidores, con la necesidad de victoria para eludir los puestos de descenso. La clasificación está muy apretada.

Para Lolo Escobar, entrenador rival, lo único en lo que tiene que basarse su equipo es «en el nivel de crecimiento de grupo. Yo sigo viendo crecimiento en los jugadores y en el equipo como colectivo, y sigo viendo que nos está faltando un poco de fortuna», comentó durante la previa de este enfrentamiento.

El Mirandés también tiene que contar con algunas bajas para esta jornada. No estará Capellini, expulsado frente al Alcorcón, algo que podría suponer a Escobar un cambio de sistema. «Ha habido jugadores que han ocupado esa posición haciéndolo bien por lo que es una opción seguir así», comentó.