Duro reto para Natxo González este fin de semana en casa, en Martiricos. Los blanquiazules reciben a la Ponferradina, un equipo que en toda la competición se ha mantenido en los puestos altos de la tabla. El equipo malacitano intentará defender a toda costa el buen camino iniciado la semana pasada en Lezama ante el Amorebieta.

El conjunto boquerón ahora respira algo más aliviado, pero no puede confiarse: "En lo emocional veremos mañana el resultado, pero sí que es verdad que te debe liberar de esa mochila de frustración y no obtener el resultado. Les dije que no nos liberemos demasiado, que no hemos hecho nada. Lo que siempre digo: volver a hacer para que podamos volver a repetir victoria mañana. Que nos permita seguir en lo que estamos trabajando", inició el míster.

El encuentro ante la Ponferradina será harina de otro costal, el técnico lo tiene muy claro. "Es un partido de máxima dificultad por el rival, es un equipo que maneja grandes registros, que te pueden hacer daño y estar preparado en cualquier escenario; y por eso está entre los mejores hasta ahora". Su paso por el Málaga CF está siendo duro pero aún así mantiene la mente positiva: "He venido aquí a trabajar hasta finales de temporada. Si conseguimos más puntos, estaré mas contento y al revés. Estoy feliz de estar aquí, ilusionado y todo positivo. Sé que estoy en un gran club y la responsabilidad que tengo", apuntó.

La gran pregunta de esta semana ha sido cuál será el dibujo de los blanquiazules en el terreno de juego después de la revolución del pasado fin de semana. Como de costumbre, Natxo no ha dado pistas: "Lo tengo claro pero obviamente no lo voy a hacer público. Siempre digo que independientemente de la estructura, lo más importantes es que cuantas más domines, mejores seremos. No está Pey, pero tenemos más centrales", comentó.

Otro nombre propio fue el del canterano Kevin. Sobre él, el preparador comentó que le parece "mucho mejor ahora que cuando llegué". "Se puede pensar no juega, pero tratamos de ayudarle y que entienda mejor el juego. No es fácil porque son jóvenes y explotan pronto, pero tienen que seguir trabajando. Volverá y volverá a tener minutos, como Antoñín, Vadillo..."

Este fin de semana, el equipo se reencontrará con su público en las gradas de La Rosaleda. A la afición, Natxo no se atreve "a pedirles nada". "Por supuesto que me gustaría que estuviese el campo lleno, pero no les puedo pedir nada. Trabajo para que estén contentos y felices. Mi deseo es que vengan a ayudarnos, la victoria nos ha reforzado y mañana es un partido muy importante. Mis agradecimientos porque siempre están ahí".