El partido del sábado en La Rosaleda frente a la Ponferradina dejó noticias y sensaciones tanto positivas como negativas. El punto sumado ante el equipo berciano puede saber a poco después de tanto tiempo sin ganar en casa, pero mirando el vaso medio lleno sirve, al menos, para mantener la ventaja de siete puntos con el descenso. Y esto hay que sumar que por fin el conjunto blanquiazul dejó su portería a cero. En el otro lado de la balanza está ese recurrente problema de cara a gol, los meses que van ya sin celebrar un triunfo en Martiricos o la lesión de un jugador tan importante como Juande, que volverá a perderse varios partidos.

Situación clasificatoria

El Málaga mantiene diferencias con la zona de descenso. El equipo de Natxo González sigue teniendo 7 puntos de ventaja con el 19º clasificado, que es la Real Sociedad B. Los donostiarras sacaron un empate de su visita a Burgos (0-0) y ahora mismo es el único de los cuatro de la zona baja que da señales de vida para intentar salvarse.

El conjunto blanquiazul le ha metido, además, un punto más de diferencia al Fuenlabrada y al Amorebieta, que han vuelto a caer esta jornada. El equipo madrileño cayó el viernes en Zaragoza (2-1) y los vascos hicieron lo mismo frente al Eibar en el derbi (1-0). También el Sporting, uno de los equipos que se está metiendo en problemas, cayó en El Molinón frente al Tenerife y sigue por detrás de los blanquiazules (1-2). El único resultado negativo para los intereses boquerones ha sido la victoria del Mirandés sobre el Cartagena (2-1). Los burgaleses se colocan, con 36, a un punto del Málaga, que sigue siendo 16º.

A falta de 11 jornadas por disputar -33 puntos en juego-, el Málaga sigue manteniendo un colchón importante sobre el descenso, pero no puede haber todavía la más mínima confianza porque la Real B ha resucitado y está apretando la parte baja. El Amorebieta y el Fuenlabrada ya se han quedado a 11 puntos de los blanquiazules, que ahora tienen que jugar el próximo fin de semana, precisamente, frente a los del Sur de Madrid en el Fernando Torres.

Portería a cero

El equipo de Martiricos consiguió dejar su puerta a cero después de muchas jornadas. La última vez que lo había logrado fue en la victoria en Alcorcón el 3 de enero, hace ya más de dos meses. Desde entonces había enlazado ocho encuentros consecutivos con Dani Martín o Dani Barrio teniendo que recoger algún balón de la red.

El Málaga ya dio muestras en Amorebieta de haber ganado en consistencia defensiva, pese a encajar un gol en los últimos minutos. Y frente a la Ponferradina lo confirmó. Lo que pretende Natxo González del equipo en su parte trasera ya empieza a verse.

Sin gol

Es un problema que ya se ha repetido en muchos partidos a lo largo del curso. El Málaga tiene muchos problemas a la hora de convertir en la portería rival. 27 goles en 31 encuentros, menos de uno por partido, un bagaje muy pobre para aspirar a algo más que la salvación.

Frente a la Ponferradina, volvió a marcharse sin marcar. Estuvo cerca de hacerlo en la segunda mitad por medio de Brandon, pero el balón se estrelló en palo. El remate no fue acertado porque un zaguero rival le estaba agarrando e incomprensiblemente desde el VAR no llamaron al colegiado para que revisase la acción por un claro penalti.

Lesión de Juande

Sin duda, la peor noticia del partido. Juande vuelve a caer lesionado. El central cordobés sufrió durante el choque frente al equipo berciano una lesión en la musculatura isquiotibial izquierda que le obligó a ser sustituido y ahora de nuevo le tocará perderse algún que otro partido. Este contratiempo se suma a la lesión de Peybernes, también aquejado muscularmente. El fichaje de un central fue uno de los temas caliente durante el mercado invernal, pero finalmente no llegó ningún refuerzo para esa zona. Lombán, Ismael Casas, el filial Andrés Caro o Alberto Escassi, como comodín, tendrán que resolver la papeleta.