En otra jornada gris y de llovizna, el Málaga CF de Natxo González ha vuelto a darse cita en Martiricos para preparar el importante partido del domingo en casa ante la SD Huesca. Con pocas novedades en cuanto a los protagonistas en el verde, los blanquiazules han alternado tareas físicas con partidillos de activación en espacio reducido. Posteriormente, el plantel se trasladó al campo principal de La Rosaleda para realizar la parte táctica.

Como el martes, Genaro estuvo parcialmente en el entreno grupal, aunque primero estuvo trabajando en el gimnasio con ejercicios preventivos. Una situación idéntica a la de Hicham o Peybernes.

Los que se quedaron al margen fueron Ramón Enríquez, que permaneció en el gimnasio haciendo tareas a menor ritmo, además de Juande y Luis Muñoz, dando pasos hacia delante en sus respectivos procesos de recuperación.

Los miembros de La Academia presentes fueron el guardameta Dani Strindholm, Ismael Gutiérrez, Kevin, Roberto, Benítez y el juvenil Andrés Caro, canteranos presentes.