Kiosco

La Opinión de Málaga

LaLiga SmartBank

De mejor equipo de Europa en casa... a seis meses sin ganar en La Rosaleda

El arranque de temporada como local situó al Málaga CF entre los más grandes del continente en este apartado - El día antes de la visita del Burgos a Martircos, en la penúltima jornada, se cumplirá medio año sin conocer la victoria en casa

Imagen del encuentro del pasado sábado entre el Málaga y el Oviedo en La Rosaleda. | GREGORIO MARRERO

Es algo muy manido en el mundo del fútbol eso de que los equipos deben conseguir sus objetivos haciéndose fuerte en su estadio. Y precisamente el no haberlo hecho es uno de los principales motivos por los que el Málaga CF se encuentra en esta situación límite a tres jornada de terminar LaLiga SmartBank. El 20 de noviembre de 2021, el conjunto blanquiazul firmaba un nuevo triunfo en La Rosaleda ante la UD Las Palmas que confirmaba su inicio ilusionante y además le aupaba como el mejor equipo de toda Europa como local en el arranque de temporada. Muy lejos quedan esos números y esas sensaciones. De hecho, desde aquel día, los blanquiazules no han vuelto a dar una alegría en forma de victoria en su feudo a su fiel afición.

El inicio de curso en Martiricos hizo soñar al Málaga y a su gente con la posibilidad de hacer algo importante en la presente temporada. Las cosas no salían a domicilio, pero las cifras en casa eran tan notables que mantenían al equipo muy cerca de los puestos de play off. El conjunto blanquiazul, con José Alberto en el banquillo, hizo uno de los mejores arranque de campaña en casa de toda su historia. Siete victorias y dos empates en sus primeras nueve encuentros como local que convirtieron a La Rosaleda en el feudo más temido de todo el Viejo Continente.

En esa primera fase de la temporada, el Málaga empató en su estadio con el Mirandés (0-0, jornada 1) y con el Zaragoza (1-1) y consiguió siete triunfos de mérito ante Alcorcón (1-0), Girona (2-0), Fuenlabrada (1-0), Lugo (1-0), Real Sociedad B (2-1), Tenerife (1-0) y Las Palmas (2-1). Esos dos triunfos consecutivos ante los equipos canarios, que estaban y aún continúan en la zona alta, elevaron el optimismo del entorno a su máximo exponente.

Pero a partir de ahí todo se fue desmontando. Los resultados como visitante seguían sin llegar y la fortaleza del Málaga en su estadio se fue desvaneciendo. Hasta tal punto que desde aquel triunfo el 20 noviembre frente a la UD Las Palmas no ha vuelto a saborear una victoria ante su gente. Desde entonces, seis derrotas -Amorebieta (1-2), Leganés (0-2), Ibiza (0-5), Almería (0-1), Huesca (0-2) y Eibar (1-3)- y cinco empates -Sporting de Gijón (2-2), Cartagena (1-1), Ponferradina (0-0), Valladolid (2-2) y Oviedo (0-0). Un cinco puntos de 33 posibles que contrasta enormemente con el 23 de 27 cosechado en las nueve primeras citas en casa.

El equipo ahora dirigido por Pablo Guede solo le queda un encuentro en La Rosaleda para intentar cortar esta fatídica racha antes de que termine la temporada. Y más vale que así sea. El Málaga recibe el domingo 21 (21 horas), en la penúltima jornada de LaLiga SmartBank, al Burgos CF, en un encuentro que será clave para la salvación. A los blanquiazules le quedan tras encuentros, la visitas a Tenerife (domingo, 21 horas) y a Lugo en la última fecha (domingo 29, 18.30 horas), y entre esos dos encuentros recibirá en Martiricos al conjunto burgalés. Serán tres puntos vitales para evitar el descenso a Primera RFEF.

El encuentro frente al Burgos llegará justo seis meses y un día después de la última victoria en casa. Demasiado tiempo sin ganar en un estadio como La Rosaleda para un equipo que quiera aspirar a algo. Por ahora el equipo ha logrado sobrevivir a esta horrible racha en casa, pero es de obligado cumplimiento cortarla en unos días para evitar problemas mayores.

Compartir el artículo

stats