El Málaga CF regresó a los entrenamientos en la tarde de este martes para comenzar a preparar el encuentro de este sábado (20 horas) en La Rosaleda frente al Burgos, un partido en el que tienen la oportunidad de dejar sellada matemáticamente la permanencia en LaLiga SmartBank. La primera sesión de la semana comenzó con unos minutos de visionado de vídeo y luego la plantilla se dividió en dos grupos.

Por un lado, estuvieron los titulares en el encuentro en Tenerife, que realizaron una suave sesión de estiramientos y carrera continua bajo la supervisión del readaptador físico Enrique Ruiz. El resto, suplentes y no convocados, mezclaron tareas físicas con ejercicios con balón, en un jornada que concluyó pasadas las 8 de la tarde.

La enfermería sigue bastante repleta de futbolistas. Javi Jiménez, Hicham, Jozabed, Adrián López y Juande siguen ejercitándose al margen para seguir avanzando en sus respectivas recuperaciones. Además, en esta ocasión también se entrenó en solitario en el gimnasio Ramón Enríquez, para hacer labores preventivas.

La sesión estuvo marcada un día más por la presencia de multitud de canteranos. Hasta 11 estuvieron presentes esta vez en el entrenamiento de la primera plantilla: Strindholm, Carlos López -porteros-, Kevin, Roberto, Andrés Caro, Loren Zúñiga, Quintana, Benítez, Víctor Olmo y Dani Lorenzo. Estos dos últimos trabajaron a menor ritmo tras haber sido titulares en Tenerife.

Los pupilos de Pablo Guede volverán a ejercitarse este miércoles en las instalaciones de La Rosaleda. Los blanquiazules volverán al horario matutino, a partir de las 10 horas, para seguir preparando un duelo crucial para la salvación del equipo.