Kiosco

La Opinión de Málaga

Trayectoria descendente

Del sueño a la pesadilla en 9 meses

El Málaga CF cerró el sábado una temporada para olvidar donde se ha logrado una permanencia con más pena que gloria

José Alberto arrancó la temporada, Natxo González dirigió al Málaga CF durante 10 jornadas y Pablo Guede, el actual entrenador, que llegó a comienzos de abril a Málaga.

La mayoría de las veces los números son un fiel reflejo de lo que ha sido una temporada. Y esta es una de ellas. Se le pueden poner muchos adjetivos a lo que ha dado de sí la campaña 2021/22, pero quizás el que se ajusta más a la realidad es el de bazofia. Hay datos de sobra para analizar un curso que ha acabado siendo un tormento: cambios de entrenador, puntos, goles a favor en contra, rachas sin ganar tanto en La Rosaleda como a domicilio... Todas estas cifras dejan claro lo que ha tenido que sufrir una afición que ya por fin vio como el sábado terminaba la pesadilla y solo piensa ya en ilusionarse con el comienzo de la 2022/23 en dos meses y medio.

Cuando en una misma temporada has tenido que cambiar dos veces el inquilino del banquillo es que la cosa no ha ido bien. El equipo blanquiazul comenzó ilusionando con José Alberto López en el banquillo pero con la mala racha del equipo lejos de Martiricos empezaron las primeras dudas y las críticas desde un sector de la afición. Los bochornos a domicilio se trasladaron a La Rosaleda, y un 0-5 del recién ascendido Ibiza fue la puntilla para el técnico asturiano.

Trayectoria del Málaga en LaLiga SmartBank 2021/22.

José Alberto estuvo 24 encuentros al frente del equipo y firmó 31 puntos. La derrota frente al Ibiza le hizo bajar a la 14ª posición, un lugar que no correspondía a las expectativas que se habían generado desde el inicio del curso. Poca gente defendía su continuidad, así que ahí no hay nada que achacar a la dirección deportiva. Lo que sí se puede criticar abiertamente es la elección de su primer sustituto. Viendo lo que ha ocurrido luego, hay que reconocer que los números de José Alberto no estaban siendo tan malos, ni Natxo González ni Pablo Guede han conseguido superar su ratio de puntos.

La temporada blanquiazul continuó con Natxo González en el banquillo. Fue el elegido por Manolo Gaspar para reconducir el rumbo de un equipo cuya dinámica empezaba a preocupar, pero que todavía veía muy de lejos la zona de descenso. La trayectoria con el vitoriano es difícilmente empeorable. Con Natxo solo se lograron 6 puntos de 30 posibles, una victoria y tres empates en 10 partidos. Y entonces la situación sí empezaba a ser ya algo inquietante. La dirección deportiva tuvo que tomar la determinación de fulminarle y cambiar de entrenador por segunda en la temporada, algo inusual por Martiricos.

Llegó entonces Pablo Guede para las últimas ocho jornadas y, sin demasiado brillo, consiguió mantener al conjunto malagueño en La Liga SmartBank. Cogió al equipo 18º y lo dejó ahí. El Málaga CF no se movió de dicha posición en las últimas 9 jornadas del campeonato.

Los números del argentino tampoco han sido demasiado positivos. Se logró la permanencia, pero solo ha conseguido sumar 8 puntos de 24 en juego, con dos victorias, dos empates y cuatro derrotas. Mejoró a Natxo, algo bastante factible, pero no se acercó a los registros de José Alberto.

Viendo la evolución clasificatoria del Málaga se puede uno hacer una idea de cómo lo que podía ser una temporada ilusionante se convirtió en una verdadera pesadilla. El equipo de Martiricos estuvo rondando la zona de play off en varias fases de la primera vuelta, incluso llegó a ser 6º -su mejor posición- tras la disputa de la 5ª jornada. Los blanquiazules poco a poco fueron cayendo, hasta el punto de conseguir la permanencia en la penúltima jornada con solo 45 puntos, una cifra que en la mayoría de temporadas te hubiera mandado a Primera RFEF. Por suerte ha habido cuatro equipos peores.

Hay muchos factores que han hecho imposible que el Málaga aspirase a algo más que a una triste permanencia. Por ejemplo, el equipo blanquiazul no consiguió ganar fuera de casa en toda la primera vuelta. Hubo que esperar a la jornada 22 para ganar en Santo Domingo al Alcorcón, colista (0-1). Y, por supuesto, los más de seis meses sin ganar en La Rosaleda han hecho mucho daño y han roto las relaciones entre la plantilla y una afición que empezó entregada a sus jugadores y les ha animado hasta el final. El Málaga le ganó en la jornada 17 a la UD Las Palmas en Martiricos (2-1) y se colocaba 7º. Pues desde entonces no ha vuelto a saborear un triunfo en su estadio. Y aún así se ha logrado la salvación en Segunda.

El mayor problema del Málaga ha estado en las áreas. Le ha costado un mundo hacer gol y encima no ha conseguido ser un equipo rocoso y difícil de batir. Los blanquiazules han terminado la temporada como el equipo con menos goles a favor. 36 en 42 encuentros, ni a uno por partido. Y además ha sido uno de los equipo que más veces ha visto perforada su portería (57). Con estos números es imposible aspirar a nada más que a mantenerse en la categoría, con más pena que gloria.

Además , a todo esto se han sumado imágenes lamentables sobre el césped y rumores y actos confirmados de indisciplina de varios miembros de la plantilla. Cada información que salía iba enturbiando todo alrededor de los jugadores. A lo largo del curso ha habido partidos que han minado mucho la moral de la tropa, encuentros donde el equipo no ha estado a la altura ante recién ascendidos o equipos con poco nombre y trayectoria en el fútbol profesional.

Lo único positivo de todo esto es que ya ha terminado y el año que viene el Málaga CF volverá a competir en LaLiga SmartBank. Ojalá que dando más alegrías que en esta turbulenta temporada.

Compartir el artículo

stats