Por suerte, no ha sido un tema que haya preocupado demasiado este verano, pero no deja ser un hecho destacable la buena salud que ha cobrado el Málaga CF en este apartado. A diferencia de otras temporadas recientes, el conjunto blanquiazul ya tiene inscritas a las 10 incorporaciones que ha realizado hasta la fecha.

Entre el martes y el miércoles ya habían aparecido ocho de los fichajes en la web oficial de LaLiga -Manolo Reina, Juanfran Moreno, Unai Bustinza, Jonás Ramalho, Esteban Burgos, Aleix Febas, Álex Gallar y Rubén Castro- y ya este jueves completaron el pleno Rubén Yáñez, que ha llegado por un traspaso a coste cero procedente del Getafe, y Fran Sol, cedido por el Dinamo de Kiev ucraniano. Los ocho primeros han recalado en la entidad blanquiazul libres y en propiedad.

Que esto no haga ruido es, sin duda, la mejor de las noticias. No son pocos los equipos de Primera y Segunda División que están teniendo dificultades para inscribir a algunas de sus contrataciones, por lo que la tranquilidad de tener el trabajo bien hecho en este aspecto es máxima en el Málaga. 

En un pasado muy reciente, el club de Martiricos ha vivido veranos muy convulsos donde ha tenido que hacer milagros para inscribir algunos fichajes e incluso ha tenido que dejar libre a algún jugador ya firmado, como ocurrió con el japonés Shinji Okazaki. Ahora, por suerte, esos problemas han desaparecido, a falta de que el club cierre un par de incorporaciones más en lo que resta de mercado estival.

En estos momentos, tal y como informan desde dentro del propio club, el Málaga cuenta con unos 400.000 euros libres en el límite salarial para acometer las dos operaciones que le gustaría concretar: un atacante y un carrilero. La situación puede cambiar en cualquier momento si llega un ingreso extra que eleve el tope impuesto por LaLiga, pero ahora mismo ese es el panorama.

En los últimos días se han caído las opciones de Jérémie Bela, que se ha marchado al Clermont francés, y de Lago Junior, que se está ganando seguir en Mallorca, así que ahora el trabajo de la dirección deportiva pasa por buscar un jugador de características similares.