A ritmo lento, muy lento, pero la enfermería blanquiazul se va descongestionando poco a poco. Por segundo día consecutivo, Unai Bustinza y Dani Lorenzo realizaron parte del entrenamiento con el resto del grupo y podrían llegar a tiempo para la cita de próximo lunes frente al Tenerife en el Heliodoro Rodríguez López (21.00 horas). La otra buena noticia de la sesión fue el avance de Esteban Burgos, que saltó al césped para hacer carrera en solitario.

Guede va recuperando poco a poco a sus centrales. El equipo ha estado en cuadro en las últimas semanas, teniendo que utilizar a jugadores como Genaro o Escassi en el eje de la defensa, y ya parece que algunos de los lesionados empiezan a ver la luz. Bustinza ya lleva dos entrenamientos, así que tiene opciones de subirse este domingo al avión rumbo a Tenerife, aunque será difícil verlo de titular. Burgos no llegará, pero quizás para el próximo encuentro en casa ante el Villarreal B podría regresar a la convocatoria.

Los que siguen al margen son Luis Muñoz y Jonás Ramalho, inmersos en diferentes procesos de recuperación de lesiones musculares. Ninguno de ellos estará presente en Tenerife.

En la sesión de este viernes, de más de hora y media de duración, los jugadores alternaron ejercicios físicos con otros técnico-tácticos para seguir preparando con todo detalle la visita al equipo chicharrero.

Los blanquiazules vuelven a ejercitarse este sábado, a las 10.30 horas, en las instalaciones de La Rosaleda.