El Málaga CF corta la hemorragia, pero no consigue dar en la diana en la segunda mitad para cortar una racha sin ganar en casa que dura ya más de 10 meses. Punto de inflexión, pese a no lograr el triunfo se vio otro equipo, más ordenado y dominador, que arrolló a su rival durante buena parte del choque y solo le faltó la guinda para cambiar la dinámica por completo. Collado y Rubén Castro firmaron los tantos del partido.

El primer once de Pepe Mel trajo la gran novedad de Moussa. Protagonismo para el canterano ante tanta ausencia por lesión en el centro de la defensa. También Hervías tenía su oportunidad y se vio algún que otro cambio táctico, como la apuesta jugar solo con Rubén Castro en punta o poner a Gallar por la izquierda, a pierna natural, cosa que tuvo su incidencia directa en el ataque blanquiazul.

El público empujó desde el principio, los únicos reproches fueron para el visitante Ontiveros, al grito de «Ontiveros, pesetero». El choque comenzó igualado, con los equipos bien plantados y sin cometer demasiados riesgos. Era importante para el conjunto blanquiazul golpear primero en un partido tan anímico, pero volvió a ocurrir todo lo contrario. En la primera oportunidad de verdadero peligro del choque, Diego Collado enchufó una volea a la salida de un córner que perforó la portería blanquiazul. Fallo defensivo imperdonable en jugada a balón parado, el atacante amarillo remató totalmente libre de marca en el interior del área.

Por suerte, reaccionó de manera inmediata el Málaga. Seis minutos más tarde del tanto visitante, Rubén Castro devolvía las tablas al marcador. Conexión Gallar-Castro, y para adentro. Tanto el centro como el remate fueron muy similar al gol del canario en Anduva, aunque esta vez no fue en acción a pelota parada. 

Mejoró el Málaga, mejoraba el ambiente por minutos. Gallar y Castro volvieron a conectar y el ariete blanquiazul la mandó a guardar, pero esta vez estaba en claro fuera de juego. Tras la pausa de hidratación, el equipo de Pepe Mel completó unos 15 minutos muy buenos y estuvo mucho más cerca del gol que su rival, pero el marcador no se movió más en el primer tiempo. Empujó el cuadro local y en un centro, ya en el descuento, apunto estuvo N’Diaye de poner por delante al Málaga, pero cabeceó demasiado centrado. Tocaba completar la remontada en el segundo acto.

Segunda parte

Salió bien el Málaga de vestuarios, intentando mantener ese dominio del tramo final de la primera mitad. ¡Y qué cerca estuvo Rubén Castro de hacer el segundo! Centro raso de Hervías al segundo palo y, con todo a placer, el canario no acertó a rematar en boca de gol.

Movió el banquillo Mel para refrescar el once. Chavarría y Ramón, y luego Fran Sol, entraban al campo. Apuesta ofensiva en busca de los tres puntos. Y de nuevo fue Rubén Castro el que tuvo el 2-1, ahora en su cabeza. Peinó un centro de Juanfran y no le dio dirección portería por muy poco. Se llegaba a la pausa de hidratación del segundo acto con solo un equipo en busca de la victoria. La Rosaleda creía.

Insistía el Málaga. Y ahora fue Gallar, con una volea sin dejarla caer el que pudo hacer el tanto de la victoria. Hasta el último aliento lo intentó el equipo de Mel, hasta el 97, pero no hubo manera de llevarse el triunfo.

El Málaga no corta la racha que ahora es de cuatro partidos sin ganar -10 meses en casa- pero, sin duda, lo ofrecido por el equipo invita al optimismo. En una semana hay que reafirmarlo.