No hay ni un segundo que perder en Martiricos. Después de cosechar un empate en el debut de Pepe Mel como nuevo entrenador blanquiazul, el Málaga CF se prepara para afrontar su siguiente reto: la visita el próximo sábado al Racing de Santander (sábado, 16.15 horas), un partido clave para dejar atrás la etiqueta de farolillo rojo y reencontrarse cuanto antes con la victoria en LaLiga SmartBank con la urgencia de sumar de tres en tres. 

Este lunes habrá jornada de descanso para todo el equipo y el club costasoleño se ejercitará desde el martes con un solo objetivo: llegar con el mejor nivel para batir al equipo de El Sardinero. Es más, estas sesiones de entrenamiento serán especialmente importantes para que técnico y jugadores vayan integrando las ideas al nuevo fútbol blanquiazul que tan buenas sensaciones dejó contra el filial amarillo. Habrá entrenamientos a partir de las 10.30 horas, mientras que el viernes será a las 11.30 con el posterior desplazamiento a Santander. 

El domingo, como es habitual en cada jornada tras el encuentro, el equipo hará a partir de las 11.15 horas una sesión de trabajo dividida en dos bloques: uno formado por los titulares para hacer labor de recuperación en el gimnasio y otro con el resto de jugadores en las instalaciones de La Rosaleda.