Después de conquistar la medalla de oro en el Eurobasket el pasado 18 de septiembre contra Francia, los campeones siguen recibiendo homenajes casi un mes después. Y en Málaga, más allá del recibimiento en el Martín Carpena, no iba a ser menos. La Rosaleda, habituada a recibir a grandes estrellas, vivió ante el FC Andorra uno de los saques de honor más especiales. Los miembros del Unicaja Alberto Díaz y Darío Brizuela -jugadores- acompañados de Ángel Sánchez-Cañete -entrenador ayudante-, Javi Salvo -delegado- y el excajista Carlos Jiménez -team manager de España- recibieron una calurosa ovación por parte de las 16.083 personas que asistieron al templo blanquiazul por el hito conseguido, siendo piezas fundamentales.