Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

LaLiga SmartBank

El mejor Málaga CF de la temporada invita a soñar

Los dirigidos por Pepe Mel, tras ganar a la Ponferradina este sábado en La Rosaleda, acumulan tres partidos seguidos sin perder y suman cinco puntos de nueve posibles

Escassi celebra el gol del Málaga CF a la Ponferradina, que dio la victoria a los blanquiazules. Gregorio Marrero

El Málaga CF está en racha. Sigue en puestos de descenso, sí. Pero ha logrado al fin cambiar la inercia que parecía guiarle de manera casi irremediable hacia el pozo de la Primera RFEF. Cinco puntos de nueve, con tres jornadas invicto, han conseguido ilusionar a un equipo que ya empezó recuperar confianza con el sufrido empate en La Romareda. El triunfo de este sábado ha confirmado lo que Pepe Mel ya argumentaba, que a poco que cambiaran los pequeños detalles, sus hombres empezarían a coger oxígeno hacia la permanencia.

Con toda la prudencia que requiere la situación actual, porque la segunda victoria de la temporada en casa se produjo encima con un tanto en propia meta de la Ponferradina, no hay duda de que el cuadro malaguista llega a las fiestas navideñas y al esperado mercado invernal con las mejores sensaciones. La minipretemporada impuesta por Mel empieza recoger sus frutos, con independencia a los infortunios en forma de lesiones que han perjudicado y mucho al devenir de los primeros meses de competición.

Ya lo explicaba en rueda de prensa el veterano Alberto Escassi, la plantilla montó una auténtica fiesta en el vestuario para liberar toda esa tensión acumulada durante semanas. El infortunio en ocasiones, pequeños descuidos que costaban los tres puntos o determinadas decisiones arbitrales que perjudicaban los intereses malaguistas habían convertido en una losa la posible recuperación anímica de los jugadores.

Mel incluso tiró de lo que nunca tira. Renunció a sus principios tácticos, además de requerir refuerzo profesional para tratar psicológicamente a los futbolistas, para enderezar el rumbo de este navío blanquiazul que con la recta final de noviembre iba a vivir dos dramáticas finales. En Zaragoza tuvo que apelar a la épica para arañar un punto, porque el asedio del conjunto maño fue casi incesante ante un Rubén Yáñez simplemente mágico. Y la culminación a una semana fantástica para los intereses blanquiazules la supuso este sábado los tres valiosos puntos alcanzados contra otro rival directo en la lucha por la salvación, como es la Sociedad Deportiva Ponferradina.

La victoria de este sábado ha sido determinante a estas alturas de la campaña. Pero tampoco oculta las carencias estructurales de este Málaga CF, lastrado por su falta de gol. Hasta falló Rubén Castro un penalti que podría haber allanado mucho más el camino hacia el triunfo. Hubo además diversos desajustes en la zaga, una vez más, que podían haber costado bien caros.

Sin embargo, como el fútbol es un estado de ánimo, estos cinco puntos de nueve posibles llegan en un momento ideal para afrontar con más garantías otros dos compromisos ligueros casi consecutivos, aunque con rivales que pelean por volver a Primera. El Levante será el primero en medir, ante su público, ese estado de forma de los malaguistas. El duelo del domingo próximo a las nueve de la noche debe servir para afianzar las sensaciones de los de Mel, pero no menos esperado será el derbi andaluz del Día de la Inmaculada, también desde las nueve, contra el Granada.

Lesión de Haitam

El Málaga CF está a la espera de conocer en las próximas horas el alcance de la lesión que sufrió el sábado el canterano Haitam Abaida, uno de los nombres propios de esta racha positiva del conjunto de Martiricos. Tuvo que retirarse en el descanso del partido y el estado de su rodilla preocupa bastante, como ya avanzó el mismo sábado el técnico Pepe Mel.

El equipo malaguista necesita, ante rivales de la talla del os que se avecinan, esa velocidad junto a la banda que proporcionan hombres del perfil del joven ariete marroquí. No obstante, el preparador blanquiazul apela a que cualquier jugador puede ser protagonista con menos presión que la vivida en estas dos últimas jornadas.

En el horizonte está la posibilidad de que contra el equipo nazarí, el próximo 8 de diciembre, la afición aproveche el día festivo para abarrotar las gradas de La Rosaleda y pueda volver a ser el jugador número 12. Así cabe soñar con un tercer triunfo en casa para añadir a los de este sábado y el vivido aquel 16 de octubre, contra el Lugo, cuando se puso fin a la friolera de 330 días sin ganar en La Rosaleda. Un registro que llevó al equipo a salvarse por los pelos la pasada temporada y a anclarse en lo más bajo de la clasificación, sin demasiada fe en alcanzar esta racha actual.

Las cuentas para este final de año son claras para el Málaga CF, porque después de viajar a Valencia y de recibir al Granada, tendrá otro duelo decisivo contra un rival directo como el Ibiza, también como visitante. Y luego recibirá al Alavés, a las puertas de la Navidad, para cerrar este 2022, ojalá que con las sensaciones de esta semana, ante una de las aficiones más valiosas del fútbol profesional español.

Compartir el artículo

stats