La vida en el Málaga CF parece haber dado un giro de 180 grados en las últimas semanas. El equipo abrió noviembre con 9 puntos, en el puesto de colista y a 4 de la permanencia. Aquellos días poco tienen que ver con los de ahora. Los números siguen siendo malos, pero las «sensaciones» son muy distintas, aunque este domingo (21.00 horas/LaLiga SmartBank TV) les llega a los de Pepe Mel uno de los «cocos» de la categoría: el Levante UD. Dos equipos con realidades opuestas y con una misma necesidad: sumar la mayor cantidad de puntos desde ya.

El conjunto blanquiazul acumula cuatro partidos consecutivos sin perder -tres de Liga y uno de Copa-. Así que va a visitar el Ciudad de Valencia en su mejor momento de la temporada. Aún tiene un enorme margen de mejora, como es evidente, pero este equipo ha demostrado en las últimas semanas más fuerza mental para sobreponerse a los continuos incidentes y también para resistir al asedio de los rivales.

Cuatro de los últimos seis puntos en juego han caído del lado de los de Martiricos. Cumplieron en las dos finales contra rivales directos -Zaragoza y Ponferradina- y ahora esperan cuatro jornadas para sacar la primera vuelta de la forma más decente posible. El calendario no ha guardado un esprint final de 2022 nada sencillo, pero el objetivo mínimo deben ser los 20 puntos -ahora tienen 14-.

La mala noticia es que Pepe Mel va a contar con siete ausencias que podrían ser, perfectamente, titulares este domingo. El propio técnico reconoció en rueda de prensa que iban a llegar debilitados. Juande, Bustinza, Ramón, Gallar, Chavarría, Cristian y Haitam son baja. A todos ellos hay que sumarles Andrés Caro, Murillo, Víctor Olmo y Moussa de La Academia. Por lo que el parte de bajas es infernal.

Especialmente grave es el caso de los extremos porque el entrenador blanquiazul ha tenido que llamar a Issa Fomba para acompañar a Hervías. La única buena noticia es el regreso de N’Diaye.

Si unos quieren ganar para acercarse a la permanencia o incluso colocarse en la salvación, otros necesitan la victoria para no descolgarse del liderato. El Levante quiere aprovechar el tropiezo del Alavés contra el Granada (3-1). A ellos solo les vale ganar. Llegan de empatar en los dos últimos partidos y no pueden perder más puntos. No obstante, cuentan con una racha envidiable y es que no han perdido desde el 9 de octubre. El artífice de esta revolución es Javi Calleja -con pasado blanquiazul-, que no se sentará esta vez en el banquillo por sanción.

Más allá de eso, el Málaga CF se va a encontrar con multitud de frentes abiertos. El Levante viene de Primera División. Tiene una de las mejores plantillas de LaLiga SmartBank y lo han apostado todo a que su paso por el «barro» tan solo dure un año. José Campaña, Jorge de Frutos, Vicente Iborra, Dani Cárdenas... futbolistas de primer orden que pondrán en muy serios aprietos a los malagueños. Después de un mal inicio, han metido sexta marcha.

Sacar un buen resultado de Valencia será complicado. La dureza del reto es evidente, la lista de bajas tampoco ayuda. Sin embargo, este Málaga CF tiene que subir un peldaño para demostrar que la mejoría de las últimas semanas es una realidad y que sirve para salir de los puestos de descenso ya. ¿Por qué no?