El Málaga CF se fue con un muy mal sabor de La Rosaleda no solo por la derrota, sino por haber perdido dos efectivos más en una plantilla que evidencia, ahora más que nunca, que va muy justa. David Larrubia y, sobre todo, Dani Lorenzo hicieron sonar todas las alarmas en el partido contra el Alcoyano tras retirarse ambos antes de que terminar el partido. Sin embargo, Sergio Pellicer aprovechó la rueda de prensa para tranquilizar sobre el estado de los dos canteranos. 

Larrubia se tuvo que retirar antes de llegar el descanso por lo que parecía ser una cuestión muscular. No obstante, el cuerpo médico de Martiricos y la afición pueden respirar por el ‘10’ blanquiazul: «Se ha mareado, no es un tema muscular», confirmó el técnico sobre un fijo en el once inicial en los últimos encuentros.

Larrubia se marchó antes del descanso por un mareo. Gregorio Marrero

Dani Lorenzo

Lo de Dani Lorenzo sí que es una cuestión muscular, pero el técnico también quiso quitarle hierro al asunto: «Hemos acabado con un jugador menos, sin Dani, no es nada, por una sobrecarga, sin más». Ahora bien, habrá que esperar a las pruebas médicas para no incluir un nuevo nombre en la infernal lista de lesionados/tocados que tiene en jaque ahora mismo al Málaga CF y al propio Pellicer en cuanto a los sistemas.

Lo cierto es que la imagen del canterano marchándose del terreno de juego en los instantes finales ha sido realmente dura. Ya se echó la mano al cuádriceps desde el minuto 75 y rebajó notablemente su ritmo en el partido. Trotó, estiró, pero acabó sin sustituto -agotados todos los cambios- y tirado en el césped con los fisios mientras el equipo buscaba una remontada a la desesperada. De hecho, se marchó al vestuario con ayuda porque ni siquiera podía hacerlo por su propio pie. 

Lo que es seguro es que el Málaga CF no se puede permitir ni una ausencia más si quiere formar un once de garantías el próximo fin de semana para conseguir los tres puntos ante el Real Murcia. Mientras tanto, toca ir pensando en el mercado de fichajes...