Valoración

La puntuación de los jugadores en el San Fernando CD - Málaga CF

El equipo blanquiazul se vio sujetado por Alfonso Herrero, no solo en las labores propias de un portero, sino también para marcar el gol del empate.

Dani Lorenzo intenta dar un pase ante el San Fernando.

Dani Lorenzo intenta dar un pase ante el San Fernando. / Agencia LOF

Beatriz Tocón

Beatriz Tocón

El mejor

Alfonso Herrero (8). Salvador y goleador. Va a marcar época en el Málaga CF por todo lo que le ha dado al equipo hasta el momento. Es de los pocos que se mantiene en pie a estas alturas de temporada. Salvó hasta tres goles en contra. Poco más pudo hacer en el que encajó y después quiso hacer historia con un cabezazo en la última acción de córner para firmar el empate y el play off.

Jokin Gabilondo (2). Absolutamente perdido. La pregunta es por qué está jugando en estos momentos. No contribuye en ataque y quita mucho más en defensa. Sale en la foto del gol al no luchar contra Biabiany y pierde la marca en cada acción. Muy señalado.

Moussa (5). Fue la gran sorpresa del once inicial. Pellicer reconoció haberle dado menos oportunidades de las merecidas y se la dio en una cita clave. Se marchó sin poder apoyar el pie por una lesión de tobillo.

Juande (3). Muy flojo uno de los jugadores que tiene que sacar la cara por el partido. Blando en la defensa, negado también en la salida de balón... Mucho tiene que hacer para que Einar y Nelson no sean los titulares a partir de la próxima semana.

Víctor (4). Actuó como tercer central en algunas ocasiones y tras el descanso... como lateral izquierdo. Movimiento muy extraño el de Pellicer con jugadores naturales en el banquillo. En su posición, hizo el amago de aparecer, pero muy tímidamente.

Dani Sánchez (3). Otro de los experimentos... fallidos. Actuó como doble lateral o como carrilero, pero sin éxito en ninguna de las situaciones. No generó nada por banda izquierda. Acabó sustituido tras el descanso. 

Manu Molina (4). Perdido sobre el campo y sin poder liderar a un equipo negado por completo para crear fútbol. No ofreció cosas diferentes, fue uno más y no se lo puede permitir ni el equipo ni él porque es el gran generador desde la base.

Dani Lorenzo (6). De lo poco rescatable en este final de curso. Le perjudica mucho jugar en el doble pivote, él tiene que estar lo más cerca posible de la frontal del área. Tuvo alguna acción con la que pudo generar. Lo intentó, pero tampoco tuvo un gran día.

David Ferreiro (5). De los partidos más flojos con la camiseta blanquiazul. Estuvo como exterior y apareció en algunas ocasiones como interior para darle aire al equipo. Necesita tener el balón para aparecer... y el Málaga CF tuvo todo menos la pelota.

Dioni (5). Tuvo algún tiro que se le fue por arriba de la portería, nada más. Esta vez sí jugó como delantero centro puro y no cayó a banda. Es de los que tiene que aportar la experiencia en los momentos más importantes y se le ve cada vez más apagado.

Roberto (5). Regresó al once tras cumplir el partido de sanción y fue una isla perdida dentro del equipo. Le buscaron los compañeros al espacio, pero con balones muy desorbitados. Tuvo algún disparo sin demasiado peligro.

Banquillo

Murillo (4). Otra de las sorpresas. Ni Nelson ni Einar salieron para suplir a Moussa, lo hizo Murillo. Tuvo mucho partido por delante para convencer, pero estuvo implicado en la dinámica de errores sin explicación que comete el equipo.

Antoñito (7). Para reflexionar por qué el futbolista más valiente es un canterano, lo mal que deja al resto. Atrevido, vertiginoso, uno contra uno... todo lo que no tienen los demás. Tuvo un derechazo para adelantar a los suyos. Tiene que jugar mucho más.

Genaro (6). Salió desde el banquillo y aportó equilibrio en las transiciones del equipo, además de que es muy importante para amenazar desde lejos. Tiene que estar.

Larrubia (4). Temporada muy gris la del canterano. No termina de estar definida su posición y acaba siendo un jugador sin una meta fija.

Juanpe (5). Entró como recambio de Dani Lorenzo y momentos después vinieron los dos goles. Poca intervención.