Afición

La semana más «larga» del malaguismo

La afición del Málaga CF ya cuenta las horas hasta que lleguen las 21.00 del sábado y arranque el partido en Tarragona

El malaguismo ya cuenta las horas para ver al Málaga CF en Tarragona.

El malaguismo ya cuenta las horas para ver al Málaga CF en Tarragona. / Gregorio Marrero

Beatriz Tocón

Beatriz Tocón

No hay ni una sola persona en toda la provincia de Málaga que no esté pensando ya en el 22 de junio. Ya sea por sentir el Málaga CF, por ver banderas a lo largo y ancho de la Costa del Sol o por leer todo o que se ha generado en las redes sociales, el sábado es todo lo que ahora mismo pasa por la cabeza de cientos de miles de personas. Todo el mundo quiere ver otra vez al Málaga CF sobre el césped y que pase lo que tenga que pasar. Así que bienvenidos a la semana más larga para el malaguismo. 

Han sido muchos meses esperando a que llegue este momento. Ha habido días para la felicidad con numerosas victorias tanto en La Rosaleda como lejos de ella, pero también es cierto que no ha sido esta Primera RFEF 2023/24 un camino de rosas para el club de Martiricos. De hecho, hace prácticamente nada todo eran preguntas sobre cómo iba a levantar el rumbo el equipo. Pero es uno de los años más intensos que puede tener su recompensa más pronto que tarde: el próximo sábado en el Nou Estadi ante el Nástic de Tarragona. 

Es mágico el embrujo con el que llegan los jugadores y la afición a este ‘Día D’. La Rosaleda ha sumado de forma consecutiva dos noches casi inolvidables, la primera ante el Celta Fortuna en la semifinal y la segunda en la gran final ante los granas. Dos noches que acabaron en victoria blanquiazul y que también reflejaron la relación que han forjado todas las partes en el año deportivo más duro de la historia, pero también más emocionante por los lazos afianzados.

Una recompensa incomparable

Esa es la razón por la que el malaguista solo puede mirar la fecha esperando a que llegue ya el ansiado 22 de junio. Porque equipo y afición, juntos, solo tienen un objetivo: reemprender el camino de vuelta hacia Segunda División. Son poco más de 500 afortunados los que van a poder estar presentes en el estadio de Tarragona, pero la idea de colocar una pantalla gigante para que la ciudad se vuelva a unir hace que el día vaya a ser mucho más especial de lo que ya realmente es. 

Una imagen del Málaga CF - Nàstic de la final por el ascenso a Segunda.

La Rosaleda lució un mosaico espectacular. / Gregorio Marrero

Aunque los días van a ser eternamente largos. Siempre se ha dicho que el escudo no gana partidos ni asciende por sí mismo, pero este equipo está a solo un paso de lograrlo por sí mismo. El malaguismo está a solo un paso de volver al sitio que nunca debió abandonar. Son 90 minutos -120 si hay prórroga- los que tiene por delante. También muchos días de espera, de nerviosismo, de incertidumbre y de profunda felicidad siguiendo el día a día del Málaga CF.

Porque, siendo sinceros, este es uno de los momentos más grandes que pueden vivir la afición y la ciudad. Otros sumarán día tras día títulos a sus vitrinas, pero ascender y hacerlo al fútbol profesional es un sueño incomparable para un público que bien se lo merece. Para ello hay que aferrarse a toda la esperanza que ha generado esta plantilla, pero antes hay que esperar hasta que llegue el partido. El sábado, a las 21.00 horas, llegará el momento más esperado. ¡Qué semana más larga nos espera!