Entrenamiento

La última conjura antes de la gran final

El Málaga CF tuvo la sesión definitiva, ya con Larrubia a pleno rendimiento, antes de partir hacia Tarragona, donde se decidirá el ascenso a Segunda División

La plantilla y el cuerpo técnico del Málaga CF posan en el último entrenamiento antes de la gran final.

La plantilla y el cuerpo técnico del Málaga CF posan en el último entrenamiento antes de la gran final. / Málaga CF

Beatriz Tocón

Beatriz Tocón

Se acabaron las pruebas y las oportunidades. El Málaga CF tuvo este viernes su último entrenamiento de la temporada 2023/24. Se dice pronto en una campaña que empezó a principio de julio y que va a terminar, pase lo que pase, este sábado. Con las espadas en alto y con todo por disputar porque en juego estará la gran final por el ascenso a Segunda División contra el Nástic de Tarragona.

Ya ha comentado en numerosas ocasiones Sergio Pellicer que lo importante en estos momentos no es el físico. Por lo que la sesión estuvo enfocada en una primera parte de vídeo para continuar después sobre el césped con labores técnico-tácticas y estrategia, un aspecto clave tanto a nivel ofensivo como también defensivo frente a los de Dani Vidal.

Larrubia, al 100%

La buena noticia es que David Larrubia ya entrenó al 100% junto al resto de sus compañeros. Ha venido arrastrando molestias musculares desde las últimas semanas, se probó para jugar en La Rosaleda contra el Nástic, pero para una final por el ascenso no hay dolor que pueda frenar las intenciones de ningún jugador.

Tan solo Moussa, además de los lesionados Ramón y Haitam, se quedó al margen en la última sesión de trabajo por unos problemas en el tobillo. Andrés Céspedes, Murillo, Izan Merino, Aarón Ochoa y Antoñito Cordero completaron la sesión de trabajo con el resto de la plantilla.

Así que se puede celebrar que el Málaga CF llega con todo al partido más importante de su historia. También que la espera ya ha llegado a su final. Queda una última cita con el malaguismo en el aeropuerto. Por delante, 90 ó 120 minutos de puro nervio para saber si el fútbol profesional vuelve a abrazar al club de Martiricos.