Resumen

Málaga CF: una temporada irregular, pero con final feliz

El equipo de Sergio Pellicer se vio sorprendido por la fortaleza del Castellón, que le hizo desistir del ascenso directo, pero ha acabado logrando el objetivo de una manera épica

Equipo y afición han sido una piña en este final de temporada.

Equipo y afición han sido una piña en este final de temporada. / Gregorio Marrero

Ivan Martín

El Málaga CF jugará la próxima temporada en la segunda categoría del fútbol español. Se lo ha terminado de ganar este sábado en el Nou Estadi de Tarragona, tras un partido de infarto. A partir del próximo mes de agosto, el club blanquiazul volverá tener como rivales al Sporting, al Eibar, al Zaragoza o a los andaluces Granada, Almería y Cádiz, por poner solo algunos ejemplos.

La temporada arrancó para el Málaga con la «presunta» obligación de ascender, aunque desde el club se trabajó siempre en la idea de hacer un proyecto a dos años y no tener una presión inaguantable este curso 23/24 por la necesidad de volver a Segunda a las primeras de cambio. Afortunadamente, se ha salido del fango en solo 13 meses.

Castellón, primera estación

El primer partido de Liga en Castalia hizo creer a muchos que la adaptación a la categoría estaba superada, puesto que, a pesar de la derrota 2-1, se jugó un choque muy igualado, en el que incluso pudo ganar el Málaga CF. Luego consiguió una gran racha de resultados tanto en casa como fuera. Los diez primeros partidos fueron fructíferos y, aunque no alcanzaba a los equipos de cabeza, el Málaga fue armando un colchón de puntos para poder situarse al acecho del primer puesto que daba el ascenso directo.

Dani Lorenzo pugna por un balón frente al Atlético Baleares.

Dani Lorenzo pugna por un balón frente al Atlético Baleares. / CD ATB

Una mala racha, en la que logró solo seis puntos de quince posibles, le terminó de alejar de la cabeza y le hizo concentrar sus esfuerzos más en el play off que en un ascenso directo que siempre vio demasiado lejos.

A equipo le costó mucho encontrar el equilibrio en su juego y en sus resultados. Incluso hubo algunos partidos especialmente broncos, como por ejemplo el del cierre de 2023. La visita del Algeciras a Martiricos estuvo marcada por la alta temperatura que se vivió en el terreno de juego de La Rosaleda, con una constante tensión entre los jugadores que desembocó en una tángana del túnel de vestuarios. Nunca se sabrá con certeza lo que ocurrió allí, pero el colegiado expulsó a Genaro por «dar una patada en el pecho de un rival» en el descanso.

Kevin, en el encuentro frente al Algeciras.

Kevin, en el encuentro frente al Algeciras. / La Opinión

2024, punto de inflexión

El nuevo año trajo al Málaga una dosis de negatividad, puesto que solo sumó un punto en los tres primeros partidos de 2024. Fue en Granada cuando el equipo de Pellicer logró el primer triunfo del nuevo año, un partido que supuso el arranque de una segunda racha de éxito para los blanquiazules, ya asentados en la zona de play off y peleando por acabar lo más alto posible.

En las últimas cinco jornadas de Liga, el Málaga tuvo varios partidos muy sufridos que le curtieron de cara al play off de ascenso. La visita a El Arcángel fue, por ejemplo, un partido digno de una fase de ascenso. Pese al mal rendimiento de los boquerones aquel día, estuvieron a punto de ‘rascar’ un punto de la ciudad califal, cosa que sí hicieron unas semanas después en San Fernando, con el gol postrero del guardameta malaguista, Alfonso Herrero, un pilar fundamental del equipo en su lucha por el ascenso y en el regreso a Segunda.

Alfonso Herrero propició el tanto del empate del Málaga CF en San Fernando en el tiempo añadido.

Alfonso Herrero propició el tanto del empate del Málaga CF en San Fernando en el tiempo añadido. / La Otra Foto

Un play off impecable

El Málaga CF afrontó el play off por el ascenso con ganas y buenas perspectivas. Su primer rival fue el Celta B. La eliminatoria ante el filial celtiña estuvo marcada por las remontadas blanquiazules en los dos partidos de la serie. El buen juego y el éxito en la eliminatoria consiguió enganchar a toda la provincia delante del televisor.

En la última ronda se ha tenido que medir al Nástic de Tarragona, el escollo durísimo que no le ha impedido finalmente regresar al fútbol profesional. La ida en La Rosaleda fue un ejercicio de veteranía y calidad delante de un espectacular ambiente. Los blanquiazules llegaron a Cataluña con un 2-1. El rival ganó 1-0 y el partido se fue a la prórroga. Y ahí fue todo delirante. Ellos hicieron el segundo y el Málaga CF se vio obligado a marcar dos, uno en el último segundo, de Antoñito, que valió el ascenso.

Una buena Copa en el recuerdo

Los de Pellicer, además de la Liga de la Primera Federación disputaron este curso tres rondas en la competición del K.O. Una fuera de La Rosaleda y dos ante la «marea blanquiazul». El periplo copero arrancó en Barakaldo, con un estelar Carlos López en la tanda de penaltis, artífice del pase de los de Pellicer a la siguiente ronda. Su siguiente rival fue el Eldense de Segunda División, en Martiricos. Bajo la lluvia dieron un recital de fútbol en la primera los de Martiricos, con actuación estelar del joven Aarón Ochoa.

En la última ronda que disputaron les tocó enfrentarse a todo un equipo de la Champions League, la Real Sociedad. Pese a que el Málaga plantó cara a los donostiarras, los de Imanol supieron controlar el ritmo del partido e imponer su talento y su calidad para ganar el partido y acabar con la trayectoria copera de los boquerones. Pero el objetivo no estaba ahí, estaba en el ascenso. Y eso es ya una realidad. Felicidades.