03 de febrero de 2017
03.02.2017
Urbanismo

El Ayuntamiento estudia con hosteleros y vecinos el uso de la plaza de los Naranjos

El tripartito quiere tomar una decisión sobre el espacio púbico llegando al consenso con ambas partes

03.02.2017 | 05:00
Imagen de la reunión a la que asistió el edil Manuel Morales.

El Ayuntamiento de Marbella se reunió ayer con vecinos y hosteleros para abordar el uso de la plaza de los Naranjos. Se trata de la primera reunión entre todas las partes implicadas a través de las cuales el Consistorio quiere tomar una decisión de consenso tras escuchar a todas las partes, según destacó el concejal de Comercio, Fomento Económico y Pymes, Manuel Morales.

El edil valoró la celebración del encuentro, al que acudieron representantes de la asociación Marbella Activa, la Asociación de Comerciantes y Profesionales del Casco Antiguo de Marbella, la plataforma de reciente creación «La plaza es nuestra, Marbella» y hosteleros afectados de la zona.

La polémica surgió el pasado mes de noviembre cuando el Ayuntamiento renovó el enchinado de la plaza de los Naranjos, dejando al descubierto un pavimento que tradicionalmente ha estado ocupado por las mesas de los restaurantes que bordean la plaza y otros del entorno, suscitando con ello voces que reclaman dejar el espacio púbico libre de mesas para el disfrute de vecinos y turistas.
En el otro lado están los hosteleros, que tienen distintos argumentos entre los que prima mantener los puestos de trabajo.

Ante la polémica, el Ayuntamiento ha citado a las partes para hacer «una puesta en común y llegar al consenso» sobre el uso que se dará a la plaza y regular las mesas, destacó Morales, quien subrayó que la primera reunión fue muy positiva. En ella se acordó que cada parte nombrará a cuatro representantes, que darán voz a los colectivos vecinales y comerciales y otros cuatro que representarán al sector de la hostelería.

El Consistorio tiene la competencia de regular la plaza según la ordenanza y «quiere alcanzar un consenso para compaginar el uso y disfrute de la plaza con las mesas y sillas de las terrazas, ya que crean muchos puestos de trabajo, directos e indirectos», remarcó el edil.

Tras la primera toma de contacto de ayer se ha emplazado a ambas partes a una segunda reunión en un plazo máximo de 15 días para que unos y otros presenten sus propuestas al Consistorio, «poner puntos en común y llegar al consenso», matizó Manuel Morales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook