07 de junio de 2017
07.06.2017
Exposición

Marbella viaja en ferrocarril a la Málaga de hace 100 años

Se inaugura, en la sala de exposiciones Cortijo de Miraflores, una exposición fotográfica que recorre el tren de principios del siglo XX

07.06.2017 | 18:08
Marbella viaja en ferrocarril a la Málaga de hace 100 años
Una de las imágenes de la muestra

Marbella ha inaugurado este miércoles la exposición 'Atención al tren. El ferrocarril en Málaga hace 100 años', una muestra comisariada por el fotohistoriador Javier Ramírez que recoge la colección del ingeniero ferroviario Emilio Rennes, junto a otros archivos.

La muestra llega a Marbella tras exhibirse en el Photoespacio de la Térmica, una nueva sala de exposiciones que dedica su actividad a la memoria fotográfica de Málaga y su provincia. Puede visitarse en la sala de exposiciones Cortijo de Miraflores hasta el 23 de junio, de lunes a viernes de 9.00 a 20.30 horas, con entrada libre.

La exposición 'Atención al tren' se propone recuperar la memoria del ferrocarril en Málaga a partir de los documentos gráficos de Emilio Rennes, quien fuera ingeniero jefe de Material y Tracción de la compañía Ferrocarriles Andaluces desde 1900 a 1932, cuya colección ocupa la mayor parte de la exposición.

En general, los originales acusan el paso del tiempo --la horquilla de su producción se fecha entre 1909 y los años 20-- y ha sido decisiva la colaboración de Mercedes Jiménez Bolívar para conseguir la imagen que muestran las copias expuestas, tal y como han informado desde la Diputación a través de un comunicado.

La selección fotográfica tiene dos vertientes diferenciadas: de una parte, la que podríamos llamar 'serie profesional', alusiva a momentos relevantes de la historia de la compañía Andaluces en Málaga: desembarco de piezas ferroviarias en el puerto de Málaga; ensamblaje de locomotoras en los talleres de la compañía; obras en las vías de la primera línea de ferrocarril de tracción eléctrica de España y retratos de personas vinculadas a la compañía Andaluces. De otra, retratos familiares que sitúan el momento y la posición social del autor de la imágenes.

En este sentido, son relevantes las imágenes de los hijos del ingeniero Rennes en lugares como el Chorro, donde coinciden fotográficamente con mujeres y niñas del entorno; o la instantánea de una de las hijas, recogida en el descanso de un paseo en bicicleta (1909) junto a la torre almenara medio derruida de Torre del Mar.

Otro bloque lo constituye la serie fotográfica, de carácter profesional firmada por el fotógrafo francés Jean David, producidas entre 1903 y 1907, que reflejan la actividad en los talleres o retratan al personal de la compañía Andaluces.

A esta serie se une la colección de vagones de transporte de pasajeros y mercancías propiedad de la compañía y en uso en los años de actividad profesional de Emilio Rennes. Copias, positivo de época, que fueron realizadas por el estudio fotográfico Osuna.

Además, se encuentra la serie referida a descarrilamientos en las líneas ferroviarias Andaluzas, de las que también se muestra una selección. Se incluyen aquí imágenes encontradas por E. Rennes en las oficinas de los Ferrocarriles Andaluces y realizadas con anterioridad (en 1889) a su incorporación a la compañía, junto con otras realizadas por el mismo en el transcurso de su actividad profesional.

El discurso expositivo incorpora una muestra fotográfica de tres juegos de tarjetas postales coleccionados por Emilio Rennes: uno, edición de clubes de fútbol Andaluces, de carácter publicitario referido a los trenes especiales para excursiones de turistas por Andalucía. Otro, editado por A. Borsig, Berlín, sobre el montaje de locomotoras en sus talleres de Jena. Y un tercero, también de las primeras décadas del siglo XX, sobre la serie de locomotoras del mundo, editado por F. Fleury

Completa la muestra una serie de elementos, planos, dibujos y notas manuscritas que contextualizan las imágenes fotográficas expuestas. Asimismo, otra sección de la exposición es la visión familiar --los textos que siguen a éste vienen de la mano Jacques Rennes, hijo de Emilio, y de Michel, uno de sus seis nietos-- que recogen un singular anecdotario transmitido a lo largo de dos generaciones de franceses vinculados estrechamente a Málaga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook