03 de noviembre de 2017
03.11.2017
Patrimonio

La restauración del mosaico de la Medusa acabará en un mes

El original, ubicado en la Villa Romana de Río Verde, del siglo II d. C, sufrió un expolio en 2016

03.11.2017 | 05:00
Una técnico en restauración trabaja en el hueco que ocupó la Medusa.

La reconstrucción del mosaico de la cabeza de Medusa, que sufrió un expolio a principios de 2016, concluirá en un mes, según señaló ayer la alcaldesa, Ángeles Muñoz.

El mosaico era el más importante de los representados en la Villa Romana de Río Verde, que data del siglo II d. C y está considerada Bien de Interés Cultural por parte de la Junta de Andalucía.

Las actuaciones están orientadas a recuperar el valor histórico y estético de la Medusa, de cuya cabeza sólo se conserva el diez por ciento, y consisten en una limpieza general de todo el mosaico, la consolidación de sus bordes, la reintegración volumétrica de las teselas originales recuperadas tras el expolio y la reconstrucción del resto de la imagen con teselas no originales.

Las falsas teselas se elaboran con resina pigmentada con la que se interpretan los colores de la obra original pero en un tono bajo para diferenciarla de las originales, como marca la Ley de Patrimonio Histórico.

La reconstrucción la ejecuta un equipo multidisciplinar integrado por seis personas entre arqueólogos y técnicos de restauración de diferentes especialidades, que pertenecen a la empresa Menia Restauración y Patrimonio, ubicada en Fuengirola y que se caracteriza por su «altísima cualificación», señaló la regidora. La última actuación de esta empresa fue la restauración de un mosaico de seis metros de altura en el Museo de La Rioja.

El expolio del mosaico llevó a la Policía Nacional a iniciar una investigación que continúa abierta y que, de momento, no ha logrado revelar «cómo se produjo el acto vandálico del que no se ha sacado ningún provecho y ha perjudicado la conservación de algo tan emblemático para Marbella como la cabeza de la Medusa», indicó la alcaldesa.

Las responsables de Cultura, Gema Midón y Carmen Díaz, aseguraron que, tras la instalación de cámaras de videovigilancia y la mejora de la iluminación en la zona de la Villa Romana, próxima a Puerto Banús, se reforzará el vallado perimetral del recinto para evitar el acceso de personas y pájaros que puedan deteriorar el yacimiento arqueológico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook