25 de abril de 2018
25.04.2018
Tribunales

Juan Antonio Roca apunta al control urbanístico de Gil

Asegura que los convenios eran decisión del entonces alcalde de Marbella, que "conocía perfectamente la ciudad" - Ha negado que Julián Muñoz o él se beneficiasen de los acuerdos

25.04.2018 | 16:18
Juan Antonio Roca, a su llegada a la Ciudad de la Justicia.

El exasesor de Urbanismo de Marbella y principal condenado en el caso 'Malaya', Juan Antonio Roca, ha vuelto a achacar al exregidor Jesús Gil el control urbanístico, al asegurar que diseñaba las obras, conocía perfectamente la ciudad y "corregía" los convenios, negando que la intención de éstos fuera perjudicar al Ayuntamiento. "Existía un ánimo de financiar las arcas públicas con el urbanismo. Esa era la encomienda del alcalde", ha dicho.

La Sección Segunda de la Audiencia de Málaga ha continuado este miércoles este juicio, en el que además de Roca, están acusados el exalcalde Julián Muñoz, dos empresarios y seis exediles --que han llegado a un acuerdo con las acusaciones-- por convenios firmados entre el Ayuntamiento y tres empresas relacionadas con esos promotores que habrían causado un perjuicio al Consistorio de al menos 14,3 millones.

Así, Roca, que acude por primera vez a un juicio en régimen penitenciario de semilibertad --tercer grado-- , ha asegurado que Gil "se paseaba permanentemente por la ciudad, conocía Marbella mejor que muchos de nosotros", además de que todas las obras que se hicieron fueron dirigidas y casi diseñadas por él, que se reunía con los técnicos municipales de urbanismo y les decía cómo había que hacerlas.

"No piensen que Gil era una persona desconocedora del urbanismo, era promotor 20 años antes de llegar a Marbella", ha asegurado Roca, quien ha apuntado que por ley quienes tenían las competencias sobre el modelo de ciudad era la corporación y el alcalde, apuntando que eso "fue lo que hizo, podrá gustar o no". Ha negado que él o Muñoz se beneficiaran con estos convenios y ha asegurado que no habló con éste ni con los concejales sobre los mismos.

En este punto, ha señalado que hablaba de estos asuntos con Gil, que "nunca delegó la Concejalía de Urbanismo", por lo que ejercía "de alcalde y de edil" de dicha materia y hablaba personalmente con los funcionarios. Además, ha indicado que antes de los borradores Gil ya conocía el sentido de los convenios "y a veces los corregía", para luego remitírselos al alcalde accidental que "él decía que lo iba a firmar", calculando que el exregidor sólo firmaría diez u 12.

Ha incidido en que tanto el interventor como el alcalde "conocían perfectamente de la singularidad y de los entresijos" de los convenios analizados en esta causa, que ha explicado y detallado; negando lo que se dijo en la sesión del juicio de este pasado martes de que los acuerdos urbanísticos "se hacían escondiéndolos".

Ha explicado que el origen de las operaciones de esta causa es que había un edificio "y Gil me dice un día esto hay que tirarlo, es una aberración, un disparate, no es la ciudad que yo quiero", precisando que primero hubo que obtener el inmueble y luego buscar un promotor "que hiciera lo que el alcalde quería hacer", que era al principio un edificio y una plaza, aunque luego Gil dijo que quería un hotel, por lo que se cambió el uso.

Ha señalado que "de los más 800 convenios que se firmaron en Marbella en esa época, que yo habré negociado 700, el Ayuntamiento hoy en día debe más de 40 millones de euros a promotores por compromisos que no ha podido dar", incidiendo en que con la transmisión de los aprovechamientos el Consistorio "estaba vendiendo algo que no poseía, que no formaba parte de su patrimonio", por lo que estas tasaciones de terrenos "futuribles" no se pueden comparar con las de viviendas ya construidas.

En este sentido, ha indicado que los ayuntamientos "tienen que hacer sus valoraciones regladamente" y que los entes públicos no pueden intervenir en si luego se venden "por más". En aquella época, ha expresado, había muchas operaciones de compraventa. Cuestionado por si existía especulación entre particulares, ha indicado que era "brutal".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook