13 de mayo de 2018
13.05.2018
Economía

El gobierno local anuncia 30 millones en inversiones entre este año y 2019

Consumirá en dos años la mitad de los 18 millones de euros de unos fondos comunitarios que se pueden gastar hasta 2023 y a los que se suma un plan de inversiones de 20 millones

13.05.2018 | 21:16
El concejal de Obras, Javier García, visita unas obras en Marbella.

El equipo de gobierno usará unos fondos aprobados en octubre para soterrar un tendido eléctrico y comprar maquinaria de limpieza

El equipo de gobierno ha anunciado en las últimas semanas inversiones por importe de unos 30 millones de euros para ejecutar entre este ejercicio y 2019, año electoral.

El gobierno local, formado por PP y OSP, ha avanzado que, en 2018, invertirá 2,2 millones de euros de los cerca de 18 procedentes de los fondos comunitarios para el Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (EDUSI) y 6,5 en 2019. El equipo de gobierno consumirá así en los dos primeros años cerca de la mitad de unos fondos cuyo plazo de ejecución vence en 2023.

Las cuantías de mayor importe se invertirán en mejoras en los barrios del municipio y en actuaciones para recuperar el patrimonio cultural y natural. Los primeros proyectos que se ejecutarán serán la rehabilitación del Convento de la Trinidad, en el casco Antiguo de Marbella, y del Trapiche del Prado.

Los fondos comunitarios que se invertirán entre 2018 y 2019 se complementan con un plan de inversiones sostenibles dotado con 20 millones de euros que PP y OSP aprobaron en solitario en un pleno extraordinario que la corporación municipal celebró a mediados de abril.

La cuantía forma parte de un fondo de unos 90 millones de euros, algunos de los cuales proceden de la liquidación del presupuesto municipal de 2017, que impulsó el anterior equipo de gobierno encabezado por el socialista José Bernal.

El gobierno local dedicará los 20 millones de euros a financiar unas 30 actuaciones en el municipio, entre las cuales destacan las deportivas, dotadas con seis millones de euros; el plan de barrios, que cuenta con 2,1 millones; o proyectos en las urbanizaciones por importe de 3,3 millones.

Además, el equipo de gobierno empleará parte del un paquete de inversiones dotado con once millones de euros, que PP y OSP aprobaron en pleno en octubre de 2017, para financiar el soterramiento de los cables de alta tensión de la zona residencial de Xarblanca y adquirir maquinaria para limpiar las calles.

«Muchas actuaciones del plan de inversiones sostenibles de 2018 tienen que estar finalizadas antes del 31 de diciembre de 2019, por lo que no estarán culminadas cuando lleguen las elecciones. Sobre las inversiones de los fondos Edusi, algunos de esos proyectos se harán antes de las elecciones, otros se estarán ejecutando en medio de las elecciones y otros, a lo largo de los siguientes años», señala el concejal de Obras, Javier García.

Críticas

El edil señala que, más allá de matices políticos, «es una buena noticia para Marbella que llegue una inversión de 18 millones de euros de otras administraciones».

El concejal del PSOE Javier Porcuna cree «aventurado y complicado» que el gobierno local invierta en dos años la mitad de unos fondos que proceden de la UE. «Suena más a promesa electoral porque el procedimiento no es sencillo», indica el edil, responsable en el anterior gobierno local de la delegación que tramitó los dos primeros proyectos para optar a la ayuda comunitaria.

Respecto a las inversiones sostenibles, Porcuna cuestiona que el Ayuntamiento esté en condiciones de ejecutar los fondos ya que, señala, el área de Contratación carece de un programa informático desarrollado que comunica la plataforma de contratación de la Administración central con la del Ayuntamiento. «Se da la paradoja de que no hay plataforma para contratar el programa», apunta.

La concejal de Podemos, Victoria Mendiola, señala que los proyectos previstos por el gobierno local adolecen de una planificación y de la participación de los vecinos y que la mayoría responden a intereses particulares y electoralistas. «Se sigue dejando de lado las necesidades perentorias de la ciudadanía, como el fomento de la vivienda pública o un transporte público que favorezca la movilidad en el municipio. No hay planificación a largo plazo, sino que todo responde a la misma deriva que GIL», añade.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook