13 de noviembre de 2018
13.11.2018
Juan Hoffmann

PP y OSP desisten del inmueble copropiedad de un prófugo de Malaya

El edil de Hacienda anuncia que el gobierno local "no ha dado prioridad" en el presupuesto de 2019 a la expropiación del edificio, en situación dudosa tras la anulación del PGOU de 2010

13.11.2018 | 05:00
Imagen del edificio que alberga la sede de la Delegación de Urbanismo de Marbella.

El equipo de gobierno de Marbella, formado por PP y OSP, suspende la adquisición de la totalidad del edificio que alberga la Delegación de Urbanismo y que pertenece a una empresa cuyos socios son el alcalde de Estepona, el popular José María García Urbano; un empresario del sector de la construcción; y, según la oposición, el prófugo en el caso Malaya, Juan Hoffmann.

El concejal de Hacienda, Manuel Osorio, anunció ayer que el gobierno local «no ha dado prioridad» en los presupuestos municipales de 2019 a la adquisición de las otras cuatro plantas libres del inmueble que ocupa la sede de la Delegación de Urbanismo.

Osorio lamentó que, en el proceso de adquisición, no se haya puesto el foco en la necesidad de aumentar el espacio en el que los cien empleados de Urbanismo desarrollan su labor y «hayan trascendido otras cuestiones», en alusión a las críticas de la oposición sobre la opacidad con la que –según PSOE, IU y CSSP– el PP ha gestionado la operación, su coste económico o la situación judicial de Hoffmann. «Se está cuestionando todo con temas del caso Malaya en los que no quiero entrar ni de los que quiero saber. Ha habido una política de acoso y derribo», señaló Osorio.

Otro de los elementos que han aconsejado al equipo de gobierno congelar la operación ha sido la diferencia en la tasación del inmueble. Según la propietaria, el edificio, en situación dudosa desde la anulación del PGOU de 2010, tiene un valor de unos siete millones de euros, mientras que un técnico municipal lo rebajó a 5,7 millones «y con matices», según Osorio.

El equipo de gobierno trató de aprobar por vía de urgencia en el pleno de octubre una modificación presupuestaria por importe de cerca de tres millones de euros para lograr parte de los fondos con los que abonar la adquisición, pero el concejal de Hacienda accedió a dejarla sobre la mesa tras una propuesta de IU antes del debate de la moción.

El concejal de Hacienda aseguró que la adquisición de la totalidad del inmueble es «ineludible», por lo que «si no se hace ahora, se tendrá que hacer pronto».

«Si todo era tan fantástico y maravilloso, ¿por qué no han seguido para delante·?», se preguntó ayer el concejal socialista José Bernal. «La oposición bien hecha también logra defender el interés general del municipio. Lo que podía haber sido una atrocidad económica, moral y ética para el municipio se ha evitado», apuntó.

El concejal de IU, Miguel Díaz, calificó de providencial el aplazamiento que realizó en el pleno de octubre ya que, señaló, ha permitido destapar «una operación sospechosa. La alcaldesa (Ángeles Muñoz) ha tenido que dar marcha atrás ante el temor de que esta operación le pasara factura en las urnas», agregó.

La concejala de Podemos, Victoria Mendiola, aseguró sentirse alegre de la paralización «de una desastrosa y oscura gestión encaminada a convalidar uno de los pocos negocios que salió mal a condenados por el caso Malaya». La edil atribuyó el bloqueo a la presión que han ejercido los partidos de la oposición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook