16 de noviembre de 2018
16.11.2018
XIV edición

El Bazar de Cáritas abre con el objetivo de superar los 200.000 euros de recaudación

Uno de los principales atractivos del evento será el maki que elaborará el chef Carlos Navarro y que pretende que sea el más largo del mundo

16.11.2018 | 05:00
Organizadores del bazar, ayer, en la presentación del evento.

El Palacio de Ferias y Congresos Adolfo Suárez de Marbella acoge desde ayer y hasta el domingo la XIV edición del Bazar Solidario de Navidad a beneficio de Cáritas, que cuenta con 120 expositores con artículos de toda índole.

La alcaldesa, Ángeles Muñoz, que visitó el rastrillo, animó a los ciudadanos y visitantes a asistir al evento «porque aquí van a encontrar todo tipo de productos y actividades, y además porque lo recaudado se destinará a Cáritas y a la labor tan importante que desempeña este colectivo».

Muñoz destacó la labor de los voluntarios, de los que dijo que «hacen que el bazar sea una realidad».

Los organizadores del bazar esperan superar esta edición la cuantía económica del año pasado, que se cifró en unos 200.000 euros.

El coordinador del bazar, Antonio Belón, subrayó la respuesta que dan los ciudadanos todos los año a este evento.

Recordó que la recaudación no sólo se destina a las siete sedes que Cáritas tiene repartidas por el término municipal de Marbella. Parte de la recaudación, añadió, irá también a las sedes provinciales, en concreto, el 10% de los ingresos por la venta de entradas, cuyo precio es 1,50, y otro 10% que se destinará a paliar situaciones de emergencia de ámbito internacional.

El bazar, que permanecerá abierto todos los días de 11.00 a 22.00 horas, acogió ayer el espectáculo del mentalista Anthony Blake «La magia de la Navidad».

Para hoy están previstas la tradicional Cena de las Cofradías, a 30 euros el cubierto, y un encuentro gastronómico con especialidades hispano-marroquí.

Mañana se celebrará la Cena Flamenca por la Paz, a 50 euros el cubierto, y el chef Carlos Navarro, del restaurante Takumi, hará una exhibición al público con el reto de elaborar el maki (comida japonesa) más largo del mundo.

Además, el espacio contará con distintos puntos de restauración, una tómbola y un castillo hinchable para los más pequeños.

En la zona de expositores, los visitantes podrán encontrar juguetes, bisutería, decoración, moda y mobiliario donado por el antiguo hotel Incosol.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook