29 de noviembre de 2018
29.11.2018
Joven marbellí

Sarah Almagro recibe el alta tras más de cuatro meses hospitalizada

La joven, a la que tuvieron que amputarle este verano las manos y los pies al sufrir una septicemia meningocócica, tiene previsto volver a su casa de Marbella este sábado

29.11.2018 | 23:01
La joven Sarah Almagro Vallejo, junto a parte del equipo que la ha cuidado en el hospital.

Palante con Sarah

  • La Sociedad Recreativa y Cultura Casino Marbella celebra hoy, a las 14.30 horas, un almuerzo benéfico, con callos, aperitivos y bebidas, por 35 € el cubierto, en su sede de paseo de la Alameda s/n. Reservas por whatsapp, en el 615202023.
  • El cantante José Manuel Soto ofrece un concierto benéfico a 10 € la entrada en el Auditorio Felipe VI de Estepona, el 5 de diciembre.
  • El 15 y 16 de diciembre, los clubes deportivos de Marbella han organizado un fin de semana solidario en distintas instalaciones en las que será necesario adquirir una pulsera en favor de Sarah, a 2,5 € como inscripción.

La joven marbellí Sarah Almagro Vallejo, que sufrió este verano la amputación de las manos y los pies por culpa de una sepcticemia meningocócica, recibirá el alta del Hospital Regional de Málaga y volverá por fin a casa mañana sábado, 1 de diciembre.

«Está muy ilusionada porque aunque todo el personal se ha volcado con ella son muchos días en el hospital», cuenta su tía Patricia Vallejo.

La joven Sarah Almagro Vallejo, de 18 años, ingresó en el Hospital Costa del Sol de Marbella el pasado 23 de julio con fuertes dolores abdominales, vómitos y fiebre. Acabó en la UVI, debatiéndose entre la vida y la muerte, hasta que identificaron la causa de la sepsis que le provocó un fallo multiorgánico: la variante del meningococo, poco frecuente. Una vez estabilizada, ingresó en el Hospital Regional de Málaga, en el que lleva hospitalizada desde el 13 de agosto y en el que recibirá el alta mañana sábado.

«Ahora mismo está eufórica, tiene una ilusión tremenda y salir del hospital le va a dar un empujón importante», explica Patricia Vallejo. Además, los injertos que le han practicado están cogiendo muy bien, aunque aún le quedan varias curas, que le practican cada dos días.

«Otra cuestión son los riñones, que aún no funcionan como debieran», según cuenta Patricia Vallejo, por lo que deberá acudir al Hospital Costa del Sol para diálisis tres veces por semana. «De hecho, creo que para el lunes tiene ya cita para la primera sesión de diálisis en el Hospital Costa del Sol», explica la tía de Sarah.

Los médicos afirman que hay que esperar y no se plantean un posible transplante hasta dentro de un año, ya que hay casos en los que los riñones empiezan a funcionar pasados cuatro o cinco meses.

Mientras tanto, Sarah deberá hacer rehabilitación en casa pues el largo tiempo en el hospital le ha provocado pérdida de masa muscular y de peso. «Y quizás en casa, en otro ambiente, con otro apetito, los riñones empiecen a funcionar. Por lo pronto, la opción del trasplante no se plantea hasta dentro de un año», explica Patricia Vallejo.

Ahora en casa, más cerca de los suyos, continuará recibiendo el apoyo y el cariño de amigos y conocidos, los mismos que lanzaron el movimiento #palanteconsarah en las redes sociales. Fruto de ese movimiento se ha constituido la asociación Somos tu ola, a través de la cual dos abogados y una economista, ajenos a la familia, se encargan de organizar eventos para recaudar los fondos necesarios para que Sarah pueda adquirir unas prótesis que le permitan recuperar una vida normal.

Las primeras prótesis están valoradas en unos 200.000 euros. El problema es que las prótesis tienen una vida de unos seis años durante los cuales necesitan de un mantenimiento y de la reposición de algunas piezas, explica Patricia Vallejo. Por eso, la asociación se va a encargar de organizar eventos a lo largo del tiempo, como los que se van a celebrar estos días en Estepona y Marbella, que permitan a la joven recuperar una vida normal y cumplir sus aspiraciones de estudiar Económicas y, quien sabe, quizás ejercer como inspectora de Hacienda.

«Está muy contenta –insiste Patricia Vallejo– porque va a volver a casa, con su familia y con sus cosas; está muy ilusionada porque ahora a partir de ahora empieza una nueva etapa para Sarah».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook