13 de diciembre de 2018
13.12.2018
Reciclaje

El polígono industrial La Ermita cuenta ya con un centro para reciclar los residuos

La parcela, de unos 7.000 metros cuadrados de superficie, cuenta con diferentes cubas para depositar papel, cartón, vidrio, latas, aceite usado de cocina y vehículos a motor o pilas y baterías

13.12.2018 | 05:00
Un trabajador vierte un tubo de plástico en uno de las cubas del centro de transferencias.

El Consistorio recoge 100.000 toneladas de basura

  • Los servicios de recogida de residuos de Marbella han recopilado 3.200 toneladas de envases; 2.900 toneladas de papel; 12.700 toneladas de vidrio; 204 toneladas de material textil; 12.000 toneladas de muebles, y más de 100.000 toneladas de basura en el transcurso del año, según señaló ayer el concejal de Limpieza, Diego López. El delegado confió en que la entrada en servicio del centro de transferencia de residuos, en funcionamiento desde hace una semana, sirva para que los empresarios y los vecinos del municipio se deshagan con mayor facilidad de los escombros y materiales que generan en el día a día y evitar así que los depositen en la vía pública.

El Ayuntamiento ha habilitado en el polígono industrial La Ermita un centro de transferencia para reciclar los residuos que generan las empresas y vecinos del municipio. Los usuarios pueden, desde hace unas semanas, depositar los materiales de lunes a sábado desde las 8.00 hasta las 21.00 horas, para lo cual cuentan con el apoyo de dos operarios de Residuos Sólidos Urbanos.

El centro se ha abierto en una parcela de unos 7.000 metros cuadrados de superficie que albergaba los vehículos de la Delegación de Limpieza. Allí pueden depositar los usuarios papel y cartón, vidrio, latas, envases, metales y objetos metálicos, maderas, aceite usado de cocina y de vehículos a motor, baterías de automóviles, pilas y baterías, radiografías, luminarias, restos de pintura, muebles y enseres, escombros de obras domésticas, residuos y aparatos electrónicos, electrodomésticos de grandes dimensiones, ropa y calzado y restos vegetales procedentes de podas y desbroces.

Una vez llenos, los contenedores y las cubas en los que se depositan los residuos se trasladan hasta la Planta de Transferencia, ubicada en Casares para su tratamiento y reciclaje.

«Teníamos un problema de vertidos incontrolados en el polígono en los últimos años, tras el cierre de la planta de transferencia. El problema se agravaba con el transcurso de los años porque los vecinos carecían de un punto en el que depositar sus residuos. Los empresarios del polígono se veían desbordados en muchas ocasiones y, a menudo, venían empresas de otros municipios a volcar residuos en el polígono», señaló ayer el concejal de Limpieza.

El edil recordó que, ante el incremento de vertidos sin control en la zona industrial de Marbella, la Policía Local y la Delegación de Vía Pública y Comercio iniciaron una campaña para detectar a los infractores que se saldó «con un número importante de denuncias».

El concejal de Industria y Vía Pública, José Eduardo Díaz, agregó que los tres problemas que han identificado los empresarios son los vertidos incontrolados, los vehículos en estado de abandono en las zonas públicas y la mejora de la iluminación, el acerado y la señalización de las calles. «Estamos convencidos de que con este punto se va a dar respuesta a su demanda», agregó.

Díaz anunció que el Ayuntamiento ha iniciado la segunda fase de una campaña para retirar vehículos que se encuentren en estado de abandono en la vía pública. La segunda parte de la iniciativa ha comenzado en el núcleo urbano de San Pedro y el distrito de Nueva Andalucía y en los próximos días se desarrollará en Marbella.

La segunda fase de la iniciativa se suma a la que comenzó el Ayuntamiento en marzo para retirar de las calles del polígono industrial unos cien vehículos después de que los empresarios criticaran el alto número de coches abandonados en la zona.

Los empresarios aseguraron que el alto número de coches abandonados les hacía perder clientes al carecer de espacios de aparcamiento o no disponían del espacio suficiente para recepcionar trabajo. Algunos empresarios cifraron en 120 el número de vehículos en estado de abandono en el polígono industrial y unos 30 los que se encontraban en los alrededores de la comunidad de propietarios del recinto. Las sanciones por abandonar vehículos rondan los 900 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook